¿Cortina o estores? Por qué opción me decanto para mi casa

Según la RAE, una cortina es una "tela que por lo común cuelga de puertas y ventanas como adorno o para aislar de la luz y de miradas ajenas”. Un estor, por su parte, es "una cortina de una sola pieza, que se recoge verticalmente".

¿Cuál es la diferencia entre una cortina y un estor?

La definición nos permite extraer la primera y más importante diferencia entre cortinas y estores: la forma en la que se recoge la cortina. En el primer caso horizontal; y en el segundo vertical.

Otras diferencias entre cortinas y estores son el material con el que se fabrican (las cortinas utilizan telas más gruesas y consistentes), y la longitud (los estores cuelgan hasta el marco superior de la ventana, mientras que las cortinas lo hacen hasta el suelo).

Cortinas vs estores: ¿en qué debo basar mi elección? 

A nivel funcional, decantarse por cortinas o estores depende de estos tres factores:

El tamaño de las ventanas

Los estores encajan mejor en ventanas pequeñas porque se fabrican a medida. Si tienes ventanales o balconeras la mejor opción son las cortinas. En este caso, poner un estor es posible aunque no quedará bien.

La altura del techo

El estor puede ser una buena idea en techos convencionales o bajos donde una cortina quedaría demasiado "pesada". En techos altos, elige siempre por las cortinas.

La apertura de la ventana

Que una ventana se abra hacia adentro o hacia afuera puede condicionar que cortinas o estores sean más o menos funcionales. En ventanas que se abren hacia adentro, la cortina es la elección recomendada; en ventanas que se abren hacia afuera puedes apostar por estores, aunque es posible que únicamente puedas abrirlas con el estor completamente plegado. En ventanas correderas puedes emplear ambas.

Cuándo elegir cortinas o cuándo estores: 8 ejemplos

Tradicionalmente, las cortinas se relacionan con una decoración más clásica y elegante. De hecho, los decoradores nunca han renunciado a ellas. Respecto a los estores, se consideran más modernos y más trendy, y son una buena opción para modular la cantidad de luz que entra en una habitación.

En algunas ocasiones es posible combinar cortinas y estores, especialmente en grandes ventanales. En el resto de casos, estas con nuestras recomendaciones:

  • Los grandes ventanales deben vestirse con cortinas o dejarse desnudos en caso de dar a un jardín privado. Es la opción más práctica y decorativa.
  • En los dormitorios se recomiendan las cortinas porque amortiguan ruidos interiores y exteriores, regulan la temperatura y dan privacidad.
  • En comedores grandes pero con ventanas pequeñas y en habitaciones donde desees regular al máximo la entrada de luz los estores son una buena elección.
  • Los estores también son una apuesta decorativa y funcional interesante para ventanas que están justo encima de un mueble, por ejemplo un escritorio.
  • Algo parecido ocurre en zonas de trabajo, donde los estores suelen ser una opción práctica.
  • Si buscas que la decoración de ventanas y el resto de la habitación combine, la mejor opción son las cortinas porque ofrecen muchas posibilidades estéticas.
  • Las cortinas también son un acierto para ocultar sistemas de sujeción y elementos como radiadores.
  • En salones de pequeñas dimensiones que necesitan luz para potenciar su amplitud, los estores pueden dar luminosidad siendo la opción más práctica.

Ventajas e inconvenientes de elegir cortinas para tus ventanas

Las cortinas se adaptan a todo tipo de ventanas (correderas, batientes, oscilantes, etc.), y estilos decorativos porque son muy versátiles (hay telas de todo tipo y estética). Puedes comprarlas hechas, son fáciles de renovar (solo hay que sustituirlas), y aportan un efecto aislante a la vivienda.

Sus principales contras son que reducen la superficie acristalada y que, si son de gran tamaño, es posible que no puedas lavarlas en casa y debes llevarlas a la tintorería.

Ventajas e inconvenientes de elegir estores para tus ventanas 

Los estores son ideales para ventanas pequeñas e irregulares. En cierto sentido, son más económicos que las cortinas ya que necesitan menos tela. Otra ventaja de los estores a nivel funcional es que permiten regular el paso de la luz y que son fáciles de lavar.

Respecto a sus contras, los estores a veces son poco prácticos y necesitan espacio para recogerse en la parte superior de la ventana. Además, son incompatibles con muchas telas (normalmente se elaboran con fibras naturales como lino, algodón o mezcla de lino y poliéster), y sus opciones decorativas son limitadas.

Acertar con el estor o cortina para cada ventana no sólo depende de la tela o del estilo decorativo, sino también del tipo de ventana y del ambiente que desees crear. En GETECO estamos especializados en el diseño de interiores en Valencia y realizamos proyectos de decoración e interiorismo totalmente personalizados, únicos y diferentes. Si estás pensando en dar una nueva imagen a tu casa o a tu negocio, contacta con nosotros.