¿Qué necesitas para cerrar tu terraza?

Es relativamente habitual que, al hacer reformas, muchas personas se planteen cerrar su terraza para ganar algunos metros en su vivienda, y convertir esos pequeños espacios en habitaciones luminosas (si optamos por cerrar la terraza con cristal o si nos decantamos por cerrar la terraza de un ático total o parcialmente).

¿Cuánto cuesta cerrar una terraza? Preguntas frecuentes

¿Cuánto cuesta cerrar una terraza? ¿Debo pedir licencia de obras? ¿Tendré problemas con la Comunidad de Propietarios? ¿Cuáles son las consecuencias de esta reforma?

Cerrar una terraza no implica solamente aislarla. Tendrás que saber qué nuevos elementos quedarán en contacto con el exterior (suelo, techo, laterales…), y si este nuevo espacio añadido puede repercutir en cuestiones como la calefacción, el aislamiento y la eficiencia energética de tu casa. Esto puede disparar su precio, que puede ir de los 1.500 a los 5.000 € dependiendo de si es necesario eliminar muros, aislar, del tipo de cerramiento, etc.

Esto respecto a cuánto cuesta cerrar una terraza. Pero, además, cerrar una terraza sin hacer obras no siempre es posible. Según la legislación urbanística, hacerlo implica modificar tanto la extensión de la vivienda como de la estética del edificio, y esto requiere, por una parte, pedir autorización o licencia al Ayuntamiento antes de acometer ningún tipo de reforma y, por otra, tener en cuenta lo que la Comunidad de Propietarios disponga sobre este aspecto en cuestión.

También debes saber que las terrazas son uno de los “recursos” utilizados por los arquitectos para darle metros a la vivienda, aunque estos metros no son “edificables”. Así que, si te decides a integrar una terraza como parte de tu vivienda, el Ayuntamiento puede obligarte o bien a devolverla al estado original o bien a reescriturar tu casa según sus nuevas condiciones y extensión, lo que supondrá revisar tu IBI.

Por otra parte, si eres el primer vecino de tu comunidad que vas cerrar tu terraza, te recomendamos consultar con una empresa de reformas para realizar un proyecto que se presentará a la aprobación de la Comunidad de Propietarios. En caso de aprobarse, también deberá tener el visto bueno del área de urbanismo de tu Ayuntamiento.

Si por el contrario, alguno de tus vecinos ya ha cerrado su terraza, existe un precedente y solo tendrás que consultar con la Comunidad de Propietarios los requisitos estéticos que debes seguir para hacerlo (colores, materiales, tipos de cerrajería, celosías, tendederos, etc.).

Cómo cerrar una terraza: materiales y diseños

Son muchas las personas que se preguntan cómo cerrar una terraza sin hacer obras. Si éste es tu caso, debes plantearte algunas cuestiones:

  • ¿Cuál es el objetivo de cerrar la terraza? (aumentar espacio, disminuir ruido, ganar privacidad, integrarla en el comedor, hacer una nueva habitación o despacho independiente, etc.). 
  • ¿Cuál es el mejor material para el cerramiento? (madera, aluminio, vidrio, etc.).
  • ¿Qué tipo de diseño me interesa más? (integral, ventanas correderas, ventanas plegables, techo cubierto o no, etc.).
  • ¿Cómo repercutirá el cerramiento en la eficiencia energética de mi vivienda?

Los materiales más utilizados en el cerramiento de balcones son aluminio, hierro/acero, PVC y madera. El más habitual para cerrar una terraza es el aluminio, ya que es más barato que el PVC, y permite hacer perfiles muy finos y se ajusta prácticamente a cualquier estética (hay muchos colores y puedes incluso combinarlos). La madera natural es muy bonita, pero es más cara y requiere mucho mantenimiento. El precio es otro de los motivos por los que el hierro/acero no suele emplearse para cerrar terrazas.

Respecto al diseño puedes hacer el cerramiento de una terraza con ventanas correderas, ventanas plegables o a media altura. Ésta última es la opción más económica porque la carpintería se apoya sobre el propio muro de obra del balcón. En todos los casos, deberás utilizar siempre cristal de doble cámara de aire intermedia para garantizar el aislamiento, y pensar en la ubicación de tu casa para saber cuánto deberás invertir en carpintería y en aislamiento.

Otra idea es cerrar la terraza con cristal, utilizando láminas de vidrio unidas entre sí en su parte lateral. Estas piezas únicamente disponen de marco en su cara superior e inferior, así que son una buena opción, elegante y sencilla, para tener mucha luz y disfrutar de las vistas del exterior integrando el cerramiento completamente en la fachada. En estos casos suelen usarse vidrios especiales de doble cristal de 8 o 10 mm. En los climas más calurosos se emplean vidrios con baja emisividad y control solar para evitar el “efecto invernadero” dentro del cerramiento.

¿Quieres saber cómo cerrar tu terraza de forma económica para ganar espacio y ahorrar energía? Escríbenos. En Geteco somos expertos en reformas en Valencia y te asesoraremos sobre cómo cerrar tu terraza de la manera más fácil. ¡Pídenos presupuesto sin compromiso!