Los mejores tipos de suelo para exterior

En zonas exteriores como porches o terrazas, al hacer esta elección hay que tener en cuenta muchos aspectos además de nuestros gustos estéticos. Entre otros, debemos valorar si el material es respetuoso con el medio ambiente. También el uso que vayamos a darle al espacio, pues no será lo mismo una superficie vacía que una en la que coloquemos muebles.

La piscina y el césped son otros elementos que pueden condicionar la selección de un tipo de suelo u otro, tanto por comodidad como por funcionalidad y seguridad.

Pongamos un ejemplo: si tenemos una zona de barbacoa, elegiremos materiales como la piedra o el hormigón en lugar de madera. Y si queremos dar a nuestro patio un toque mediterráneo, una buena alternativa es usar azulejos de barro cocido, de aspecto rudo pero con excelentes resultados en exteriores. Son varios los tipos de suelos para casas más utilizados.

Materiales para suelos de exterior: tipos, pros y contras 

Pavimentos de barro cocido

El barro cocido y las plaquetas cerámicas de barro son ideales para el revestimiento patios y cocinas exteriores.

Las ventajas de este material son muchas, aunque destacamos su precio y su buena respuesta ante las inclemencias del tiempo. Además, podemos colocar la pavimento directamente encima del mortero de nivelación.

El barro cocido tiene alta capacidad de absorción, lo que evita la aparición de charcos en caso de lluvia o humedad. Su rapidez para absorber también tiene contras: el primero, que pueden aparecer eflorescencias de sales minerales en zonas de playa; el segundo, que si cae un producto químico o aceite sobre él, será difícil quitar la mancha.

Baldosas de cerámica de gres

Las baldosas de gres son una opción habitual en suelos exteriores debido a su versatilidad, pues encontramos modelos de diferentes texturas, colores y capacidades. Su precio también es asequible. Además, muchas de estas cerámicas tienen propiedades antideslizantes porque están revestidas de una capa de esmalte.

Sin embargo, las baldosas de gres no siempre son una buena opción en zonas húmedas (su capacidad de absorción es baja, entre el 3 y el 6%) y en zonas muy frías, pues el material no soporta las heladas y acaba agrietándose.

Gres porcelánico

El gres porcelánico es una cerámica de pasta compacta, dura, coloreada y no porosa. Se considera uno de los mejores pavimentos de exterior por su capacidad antihielo y por su dureza y resistencia. Como este tipo de suelo es muy resiste a la abrasión, también podemos utilizarlo en zonas donde vayamos a cocinar y en barbacoas.

Madera

La madera es uno de los materiales más nobles y podemos usarlo tanto en interior como en exterior, aunque en este segundo caso debe someterse a algunos tratamientos químicos.

Usar madera para suelos exteriores es una opción estética y elegante, tanto para zonas de jardín como para bordes de piscinas. Por otra parte, existen muchos formatos de madera para exterior (lamas, baldosas, baldosas con base plástica, etc.), y una amplia gama de texturas, tonos y vetas.

Como la madera es aislante, resulta un material fresco para el verano y cálido para el invierno. Algunos suelos de madera para exterior incluso están tratados para aumentar su capacidad antideslizante, siendo seguro en zonas de riego o en días de lluvia. Sin duda, una opción viable, resistente y con mucho potencial estético.

Piedra natural

La piedra natural es uno de los tipos de suelos para exteriores más demandados porque ofrece una imagen natural para terrazas y jardines.

La piedra es muy resistente a las inclemencias del tiempo, y su rugosidad le aporta una gran capacidad antideslizante. Aunque no tiene un precio elevado, uno de los principales inconvenientes de este material es su inercia térmica: se calienta mucho en verano y se enfría mucho en invierno.

¿Qué tener en cuenta al elegir los suelos exteriores de las casas?

Resistencia a la intemperie, funcionalidad y decoración. Estos son los tres elementos más importantes para elegir los suelos de entradas, porches, terrazas o jardines.

Al tomar esta decisión, es clave valorar el lugar dónde vamos a instalar las baldosas y su exposición al sol y a la humedad.

Algunas de las características de los suelos para exteriores y que aparecen en la referencia del fabricante son:

  • Índice PEI. Mide la resistencia de un material al desgaste (abrasión) provocado por el tránsito de personas sobre un suelo esmaltado. Para elaborar este índice, se tiene en cuenta el desgaste mecánico por golpes y uso, el comportamiento ante el agua o la sensibilidad frente a agentes químicos.
  • Norma ABC. Valora la resistencia de un suelo al deslizamiento con los pies descalzos: A adherencia mediana, B adherencia elevada y C fuerte adherencia.
  • Norma R. Valora la adherencia de las baldosas para caminar sobre ellas con calzado.
  • Escala MOHS. Valora la resistencia de un pavimento exterior a los arañazos.

En Geteco ofrecemos presupuestos personalizados y servicios integrales para proyectos de construcción y decoración. ¿Buscas el mejor suelo para tu terraza o tu jardín? ¡Contacta con nosotros!