Qué es mejor, ¿construir casa nueva o reformarla?

Tomar una decisión de estas características no siempre es fácil. Por eso, hoy queremos hablarte de los pros y los contras de reformar o de construir de nuevo ya que la inversión económica, el tiempo y el impacto sobre ti y sobre tu familia es diferente en cada uno de los casos.

Está claro que si lo que quieres es habilitar la buhardilla o el sótano, mejorar las instalaciones o cambiar de cocina o de baño, hacer una reforma es la mejor opción por comodidad, por tiempo y por precio. Sin embargo, si lo que necesitas es ampliar considerablemente el espacio, cambiar completamente la distribución de las habitaciones o realizar otros cambios que pueden afectar a la estructura, lo mejor es derribar la vivienda y construirla de nuevo.

Ventajas y desventajas de construir una casa nueva

La principal ventaja de construir una casa nueva es la posibilidad de personalizarla. Al empezar de cero las posibilidades son infinitas, y podrás ajustarte a tu presupuesto más fácilmente reduciendo metros de construcción y “dejando abierta” la posibilidad de futuras ampliaciones.

Respecto a las desventajas, la más destacable es el tiempo. Derribar y construir una casa nueva es más lento y hay que ajustarte a plazos de proyecto, de diseño y de ejecución. A la inversión de tiempo hay que sumar la inversión económica, que implica añadir más tiempo de espera por la concesión de préstamos e hipotecas. También habrá que esperar a la concesión de permisos y licencias de derribo, que en algunos municipios tardan en conseguirse.

En otro orden de cosas, construir una casa nueva y derribar la antigua puede destruir el “valor arquitectónico” de la segunda, quitándole su encanto. Así que, si quieres salvaguardar este aspecto, lo mejor es que te plantees hacer una reforma.

Pros y contras de hacer una reforma

Generalmente, las casas o viviendas más antiguas tienen una mejor ubicación, lo que aumenta su valor una vez reformadas. O, por lo menos, da mayores ventajas para la negociación ante una supuesta venta. De la misma forma, hacer una reforma suele ser más barato que construir una casa nueva. Por otra parte, si te gusta la zona en la que vives, hacer una reforma te evitará buscar piso o casa en un nuevo barrio con la consecuente, y a veces nada agradable, mudanza.

Respecto a los contras, las reformas, especialmente en viviendas antiguas, pueden tener como consecuencia el descubrimiento de problemas estructurales cuya reparación puede encarecer la obra. Además, el resultado final de una reforma puede ser diferente al que pensábamos y no adaptarse de forma exacta a lo que necesitamos.

Reformar vs construir una casa nueva: 4 elementos clave a tener en cuenta

Como has visto, reformar y construir una casa nueva tiene ventajas y desventajas. Por eso, antes de tomar una decisión, te aconsejamos que reflexiones sobre estas cuestiones:

El precio

A veces, queremos una reforma integral y entramos en aspectos como los cambios estructurales, la sustitución de instalaciones eléctricas y de fontanería, la sustitución de puertas y ventajas, una mejora del aislamiento, etc. Si la reforma es muy radical, quizá debamos plantearnos la posibilidad de construir una casa nueva. Aunque todo depende de acabados y materiales y el coste original es menor, en las reformas también pueden aparecer imprevistos que disparen el gasto. 

La arquitectura de la vivienda

Si hemos comprado una casa por su arquitectura, sus detalles en la fachada o sus techos altos, merece la pena hacer un esfuerzo por conservarla. Si por el contrario la fachada y la casa carecen de encanto o de valor histórico, derribar y construir de nuevo puede ser la opción más cómoda y asequible. Recuerda que reformar, en sí mismo, implica respetar o guardar ciertos elementos antiguos; mientras que construir de cero es apostar por elementos y diseños más modernos.

Tu estilo de vida actual

Hacer una reforma suele ser más sencillo y también más económico. Sin embargo, una vivienda en obras implica una serie de responsabilidades e incomodidades, y debes saber si estás preparado para asumirlas.

Tu presupuesto

Aunque la inversión inicial es mayor al construir una casa nueva, los gastos de mantenimiento a medio-largo plazo son menores, algo que conviene tener en cuenta. Además del ahorro energético, construir una casa nueva es sinónimo de una mejor estructura y de un porcentaje mínimo de aparición de problemas.

¿Te estás planteando hacer una reforma? ¿No sabes si la mejor opción es reformar y construir de cero? En GETECO somos especialistas en reformas integrales y parciales. Disponemos de un amplio equipo de trabajo y de mucha experiencia en el sector.

¡Cuéntanos tu caso! Valoraremos todas las opciones y te daremos aquellas que encajan mejor contigo, con tu proyecto, con tus necesidades y con tu presupuesto. Llámanos. ¡Te estamos esperando!