Cómo reformar una cocina sin obras

Reformar tu cocina sin obras es más sencillo de lo que piensas. Con estas ideas, podrás dar una nueva vida a una de las estancias más funcionales de tu casa con una inversión mínima.

Una inversión basada en la funcionalidad

Paredes, suelos, electrodomésticos, muebles,… la cocina es, junto con el baño, uno de los espacios de la casa que más reformas necesita con el paso del tiempo por cuestión de higiene, desgaste de elementos e instalaciones, o simplemente porque queremos darle un nuevo aire.

Cuestiones como la iluminación, la ventilación, la instalación eléctrica y de fontanería o los espacios de almacenaje son imprescindibles para reformar una cocina sin obras.

Los recursos para conseguirlo son muchos desde un punto de vista estético y funcional. De hecho, cambiar suelos, pintar muebles, sustituir electrodomésticos y optar por una decoración más moderna son soluciones rápidas y asequibles que pueden darnos un buen resultado.

En todo caso, piensa que reformar una cocina sin obras o con ellas es siempre una inversión que afecta a tu comodidad y a tu bolsillo. Y, si te estás planteando vender o alquilar tu casa, una cocina reformada y eficiente siempre es un “plus” de cara a inquilinos o compradores potenciales.

Sigue nuestros consejos y realiza una inversión provechosa sin renunciar a aquello que te gusta.

8 ideas para reformar una cocina sin obras

  1. Pinta las paredes

    Es el primer paso y también el más básico para reformar una cocina sin obras. Así, puedes darle una nueva imagen a la estancia y realizar una limpieza integral de la misma.

    Si las paredes de tu cocina están revestidas de azulejos y no vas a cambiarlos, puedes usar esmaltes sintéticos para superficies brillantes resistentes a la humedad y a la grasa. Ten especial cuidado a la hora de blanquear o pintar las juntas, que es donde más suciedad se acumula. Aunque existen rotuladores y herramientas que facilitan el trabajo, éste es uno de los casos que los profesionales de las reformas saben resolver con mayor soltura.
  2. Cambia el suelo

    Cambiar el suelo es importante si vamos a renovar la cocina incluso si nuestro objetivo es hacerlo sin obras. Hoy en día, existen muchos pavimentos que no precisan levantar el suelo antiguo para instalar el nuevo, aunque es necesario que la base esté nivelada correctamente. Las opciones en este sentido son muchas: maderas, laminados, cerámicos, vinílicos,… Si tienes dudas, déjate aconsejar por tu empresa de reformas de confianza.

    reformar cocina sin obras
  3. Sustituye la encimera

    Si quieres reformar tu cocina sin obras, debes plantearte sustituir tu encimera por una nueva. Las posibilidades son prácticamente infinitas, y puedes jugar con ellas en función de tus gustos y del estilo de tu casa (madera, cuarzo compacto, piedra natural, mármol, porcelana o acero inoxidable).
  4. Protege el frente de cocción

    Una solución básica para dar un aspecto renovado a tu cocina, independientemente de si las paredes tienen pintura o azulejo, es revestir el frente de cocción con un panel de acero inoxidable. Este material es fácil de limpiar y protegerá tu pared de manchas de grasa. Además, puede reflejar un aspecto industrial muy actual y moderno.
  5. Actualiza los armarios

    O lo que es lo mismo, modifica los espacios de almacenaje ya existentes aprovechando la estructura actual. ¿Cómo? Quita tiradores y bisagras y desmonta puertas y cajoneras.

    Una vez tengas claro el espacio, redistribúyelo con muebles a medida, añadiendo baldas en su interior o, simplemente, lijando y pintando. Es muy importante que para pintar utilices materiales sintéticos resistentes a golpes, fáciles de limpiar y que repelen la acción de la grasa.

  6. Juega con la iluminación

    Otro de los trucos para reformar una cocina sin hacer grandes obras es cambiar la instalación eléctrica. Aunque no lo parezca, dar más luz y de mayor calidad a la estancia puede cambiar tu imagen de ella.

    Revisa puntos de luz actuales y los enchufes y añade alguno nuevo apostando siempre por su ubicación más práctica. Nuestra recomendación: usa bombillas Led de bajo consumo siempre que sea posible.

  7. Cambio de electrodomésticos


    Los electrodomésticos juegan un papel básico en la cocina tanto a nivel estético como funcional. Por supuesto, para cambiarlos no necesitas hacer obra alguna, aunque suponen una inversión de dinero.

    Si vas a comprar nuevos electrodomésticos, apuesta siempre por modelos eficientes con una certificación energética mínima de A + o A++. Si no quieres cambiarlos, puedes revestirlos con vinilo en función de la estética de tu cocina.

    electrodomésticos reforma cocina
  8. Grifos nuevos

    ¿Sabes que las griferías de última generación pueden ayudarte a reducir el consumo de agua en tu cocina en más del 50%? Además, cambiar los grifos dará una personalidad a tu cocina, no supone un gasto excesivo y es fácil de instalar. Y, por supuesto, sin hacer obras. La inversión merece la pena.

En GETECO somos profesionales de las reformas en Valencia. Si te estás planteando reformar una cocina sin obras o si necesitas asesoramiento y ayuda para realizar una reforma total o parcial en tu casa ponte en contacto con nosotros. ¡Estaremos encantados de ayudarte!