¿Cómo quitar el gotelé de las paredes?

Aunque todavía está presente en muchos hogares, el gotelé representa un estilo decorativo obsoleto, y por eso una de las preguntas habituales a la hora de hacer una reforma es cómo quitar el gotelé de la pared.

Para eliminar el gotelé hay dos opciones: la primera es cubrir la pared con una pasta especial, de alta densidad, que se aplica igual que la pintura; la segunda, y que permite quitar el gotelé definitivamente, consiste en eliminar la pintura sobrante y lucir las paredes para volverlas a pintar.

En el primer caso, la solución es sencilla y rápida. En el segundo, el trabajo, aunque no es especialmente complicado, es bastante laborioso. De hecho, dependiendo de la superficie y del estado de las paredes, para quitar todo el gotelé de una vivienda se necesitan varios días o incluso semanas.

¿Qué es el gotelé?

Antes de explicarte cómo quitar el gotelé de la pared, conviene que sepas cómo se realiza esta técnica.

El gotelé es una técnica de decoración que consiste en esparcir sobre la pared una pintura más espesa de lo normal (pintura al temple) utilizando pistolas de proyección por aire comprimido, tirolesas o rodillos especiales.

El objetivo final es que se formen multitud de grumos o pequeñas gotas con relieve para que la pared adquiera una superficie rugosa.

El gotelé disimula los defectos de enlucido o del yeso mal colocado. Además, con esta técnica es posible utilizar un color para el fondo de la pared y otro para el gotelé, dando más personalidad a las habitaciones.

Sin embargo, el gotelé es complicado de limpiar y sus rugosidades producen sombras que restan luminosidad a las habitaciones.

¿Gotelé o paredes lisas?

Durante años, el gotelé fue una técnica habitual en los hogares españoles. Sin embargo, actualmente la gente prefiere apostar por las paredes lisas por los siguientes motivos:

  • Facilitan la colocación de vinilos, papel pintado y de otros elementos decorativos.
  • El polvo no queda retenido entre las rugosidades de la pared, como ocurre con el gotelé.
  • Permiten que las líneas de la vivienda sean más marcadas, ofreciendo un aspecto simétrico.
  • Las reparaciones sobre una pared con gotelé son difíciles de tapar o disimular: si te ves obligado a picar una pared, cuando vuelvas a pintar no quedará igual porque la gota será diferente.

Te puede interesar: ¿Qué es mejor el parquet o la tarima?

Cómo quitar el gotelé de una pared fácilmente

Si quieres saber cómo quitar el gotelé sin esfuerzo, nuestra primera solución es "taparlo".

En el mercado hay pastas con diferentes densidades para adaptarse a los diferentes tipos de gotelé.

Aplicar esta pasta es sencillo, ya que puedes hacerlo con un rodillo. Te aconsejamos utilizar uno de pelo largo y cubrir los zócalos, marcos de puertas o interruptores, para que no se manchen con el producto. También se recomienda aplicar antes, sobre la pared, una capa de imprimación para garantizar un buen sellado de la pasta, y aplicar una segunda capa del producto pasadas 12 horas.

Respecto a cómo quitar el gotelé de la pared de manera definitiva, existen dos alternativas en función del tipo de gotelé, su espesor y su "antigüedad":

  • Para quitar el gotelé normal, se pulveriza con agua la superficie y luego se pasa una espátula ancha para arrancar la pintura. Al realizar esta tarea, es importante evitar hacer surcos en la pared, ya que después puede ser difícil cubrirlos o repararlos.

 

  • En pared con gotelé duro, se aplica previamente un producto estabilizador. Después, la pared se pulveriza con agua y se deja secar. El objetivo es que la sustancia ablande la pintura para quitar sin problema todos los grumos sobrantes con la espátula.

Una vez que se ha retirado el gotelé con cualquiera de estas dos técnicas, se aplica sobre la pared una masa niveladora, una especie de enduido que permite corregir grietas o imperfecciones y que sirve para emparejar la superficie.

A continuación, se lija la pared, primero con una lija de grano grueso (para quitar todas las impurezas) y después con una de grano fino (para conseguir un buen acabado).

Una vez la superficie está completamente lisa, se aplica una nueva capa de imprimación y se pinta la pared.

Esto te puede interesar: Claves para elegir la mejor pintura para el interior de una casa 

Antes de elegir una técnica para quitar el gotelé, es necesario valorar los desperfectos existentes o la presencia de algún tipo de pintura o esmaltes que pueda complicar el alisado de las paredes. Por eso, si quieres saber cómo quitar el gotelé de la pared de manera efectiva y sin riesgos, te recomendamos que contactes con una empresa profesional.

En GETECO tenemos experiencia en este tipo de trabajos. Somos tu empresa de reformas integrales en Valencia. ¿Hablamos?