¿Cómo hacer tu casa más eficiente energéticamente?

Se estima que una vivienda eficiente consume un 40% en energía, lo que se traduce en ahorro de recursos y de dinero. Construir una casa con la orientación adecuada, aislarla correctamente o controlar la temperatura interior son algunas de las medidas que mejoran la eficiencia energética de la vivienda.

En muchos casos, deberemos recurrir a profesionales de la construcción para ponerlas en marcha. En otros, estas medidas de ahorro están al alcance de nuestra mano.

¿Qué es una vivienda eficiente?

Una vivienda eficiente es aquella que aprovecha al máximo sus recursos climatológicos y energéticos para hacer un uso racional de la energía reduciendo al máximo su demanda y emitiendo el mínimo de sustancias contaminantes.

Las características que definen la eficiencia energética de una vivienda son:

  • Priorización de las fuentes de energía renovables.
  • Reducción de emisiones de CO2 y contaminantes.
  • Optimización de los sistemas de calefacción, refrigeración e iluminación.
  • Minimización, dentro de lo posible, de la dependencia de medios artificiales.
  • Uso de equipos eficientes.
  • Apuesta por materiales, terminaciones y técnicas constructivas adecuadas a la climatología.

Ideas para conseguir mayor eficiencia energética en tu vivienda

Es cierto que muchos de los elementos que otorgan eficiencia energética a la vivienda están relacionados con la construcción de la misma. Por ejemplo, no podemos cambiar la orientación de una casa que ya está construida para aprovechar mejor la luz natural o la climatología de un lugar.

Sin embargo, podemos realizar mejoras para conseguirlo (como por ejemplo, redistribuir la vivienda o cambiar las ventanas) o instalar sistemas y equipos que nos permitan optimizar la energía.

Algunas acciones que te ayudarán a aumentar la eficiencia energética de tu vivienda son:

  • Aísla bien tu hogar. Cambiar el aislante o añadir uno adicional en techos, suelos o paredes ayuda a impermeabilizar la casa y a que las puertas y ventanas estén correctamente selladas. Así, evitarás corrientes de aire que pueden provocar pérdida continua de energía. Muchas veces, las filtraciones de aire pueden solucionarse de forma sencilla, si las localizamos, tapándolas con silicona o masilla.
  • Cambia las ventanas. Apuesta por modelos de doble cristal, doble ventana y carpintería. Sustituye los marcos de aluminio e instala paneles múltiples. Pequeños gestos como bajar las persianas durante la noche (especialmente en invierno) o correr las cortinas para aprovechar al máximo la luz solar también contribuyen a mejorar la eficiencia energética en la vivienda.
  • Sustituye tus viejos electrodomésticos por otros más eficientes. La eficiencia energética de la vivienda pasa por consumir el mínimo de energía, y viejos sistemas de aire acondicionado o calefacción no nos ayudan a conseguirlo. Tampoco lo hacen los electrodomésticos antiguos. Cuando tengas que sustituir uno, investiga varios modelos para ver cuáles son más eficientes. Actualmente, todos llevan una pegatina en la que se indica su grado de eficiencia energética.
  • Coloca sistemas de ahorro de agua. Un consumo sostenible pasa siempre por buscar métodos para ahorrar recursos, como por ejemplo el agua. En la actualidad, existen grifos y cisternas orientadas a este fin. Los sistemas de doble pulsador o descarga parcial son un buen ejemplo. Respecto al tipo de grifos, los monomando en cocina y baños también puede ayudarnos a gastar menos agua.
  • Ahorro de agua caliente y energía. Los calentadores y calderas eficientes regulan la temperatura del agua para ahorrar energía. Por otra parte, aquellos que funcionan por acumulación son más eficientes que los de producción instantánea. En todo caso, el ahorro de agua caliente y energía pasa siempre porque tanto el sistema como las tuberías estén bien aisladas.
  • Revisa tus sistemas de climatización. Para obtener el máximo rendimiento de tu calefacción o aire acondicionado, debes aplicar un mantenimiento correcto del sistema. En el caso de los radiadores, conviene purgarlos una vez al año; lo mismo ocurre con el aire acondicionado, cuyos filtros deben cambiarse o limpiarse anualmente.
  • Tu casa con la temperatura adecuada. Gran parte del consumo energético del hogar está relacionado con la climatización. Como hemos dicho anteriormente, mantener calefacción, caldera o aire acondicionado en buenas condiciones es muy importante, pero también lo es poner los equipos a la temperatura adecuada. Colocar válvulas termostáticas evitará pérdidas de calor y hará que tu caldera sea más eficiente; respecto al aire acondicionado, se aconseja fijar una temperatura continua de refrigeración (por ejemplo, 23º).
  • Pequeños cambios de iluminación. La eficiencia energética de la vivienda está vinculada al aprovechamiento de la luz natural. La orientación de la casa o pequeños gestos como apartar las cortinas en las horas de más luz son clave. También el color de las paredes: los tonos claros en techos y paredes absorben mejor la iluminación natural.

    Respecto a la luz artificial, cambia las luces incandescentes, que pierden energía en forma de calor, por las fluorescentes de bajo consumo. Aunque estas bombillas son más caras, notarás el ahorro energético y monetario desde la primera factura. 

¿Quieres mejorar la eficiencia energética de tu vivienda?

En Geteco somos una empresa de reformas de Valencia. Entre nuestros servicios, ofrecemos reformas de todo tipo (cocinas, baños, reformas integrales, etc.) para viviendas, comercios y oficinas. Durante todo el proceso, te asesoraremos para que tomes las mejores decisiones a la hora de elegir materiales, acabados o soluciones para mejorar la eficiencia energética de tu vivienda o tu oficina. Ponte en contacto con nosotros a través del formulario o llámanos. Estaremos encantados de atenderte.