Cómo conseguir ahorro en tu factura energética

El ahorro en la factura energética es uno de los asuntos pendientes en muchos hogares. Se calcula que su importe equivale aproximadamente a un 20% de los gastos totales de una familia, por lo que disminuir el consumo implica directamente ahorrar una buena cantidad de dinero. A continuación, te damos algunos consejos para hacerlo.

¿En qué gastamos energía los españoles?

En España las familias invierten la mayor parte de la energía en calentar y refrigerar sus casas siguiendo, según el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía, los siguientes porcentajes: 69% en calefacción, 20% en calentar agua y 11% en refrigeración.

Respecto a los electrodomésticos, frigorífico, televisión, horno, lavadora, lavavajillas y ordenadores son los que más energía consumen por ese orden. De ahí que muchos consejos para fomentar el ahorro en la factura energética se orienten a optimizar su uso.

Sobre el tipo de energía que consumimos, la electricidad es el más importante, seguido del Gas Natural, el gasóleo y la biomasa.

7 consejos prácticos para el ahorro en la factura energética con tus electrodomésticos

  • Ajusta el termostato de la calefacción y del aire acondicionado. Entre 19 y 21 grados el primero y entre 24 y 26 grados el segundo. Conseguirás estancias agradables y evitarás los picos de temperatura que más gasto energético provocan.
  • Usa el microondas en lugar del horno. Si debes utilizar el segundo, intenta abrir la puerta lo menos posible, asar varias cosas a la vez y aprovechar el calor residual para terminar de cocinar los alimentos.

  • Baja la temperatura de la lavadora. Gran parte del consumo de la lavadora se produce al calentar el agua (alrededor del 80%). Reducir esos grados de 40 a 20 es un pequeño gesto que favorecerá el ahorro en tu factura energética.

  • Configura la temperatura del frigorífico. Por cada grado que bajas la temperatura del frigorífico, el consumo energético del electrodoméstico aumenta un 5%. Para pensárselo, ¿no?

  • Apaga los aparatos eléctricos totalmente cuando no los estés usando. La opción de dejarlos en stand by consume más energía de la que creemos. Esto se aplica a ordenadores, televisores, cargadores de teléfonos móviles, etc.

  • Realiza un mantenimiento periódico de tus aparatos eléctricos. Intenta que no se estropeen antes de tiempo y sustitúyelos antes de que tengan que realizar un “sobreesfuezo” para funcionar correctamente.

  • A la hora de comprar nuevos electrodomésticos, apuesta por aquellos que tengan calificación energética, como mínimo, A o A+. Posiblemente te costarán más dinero pero el ahorro energético es considerable desde el primer día.

    ahorra-factura-energética

El certificado energético, básico para ahorrar dinero

A pesar de los datos anteriores, hay que tener en cuenta que el consumo energético de un hogar es muy diferente según la zona geográfica y el tamaño y tipo de vivienda. Este hecho se hace más evidente con el certificado de eficiencia, un documento de carácter oficial que califica una vivienda, local o edificio en función de la calidad de su envolvente y de sus instalaciones. Esta calificación se traduce en menos consumo en climatización y en un ahorro en la factura energética.

Por ejemplo, en una vivienda de aproximadamente 70 metros cuadrados con calificación energética E, el gasto de energía medio al año es de algo más de 750€. Si la calificación fuera “G”, superaría los 1000€, mientras que si fuera A o B, rondaría los 300€.

A la hora de realizar reformas integrales o construir nuevas viviendas, el estudio energético para conseguir el certificado de eficiencia es muy importante en términos de ahorro. De hecho, la rehabilitación debe enfocarse a realizar mejoras destinadas a un mayor rendimiento energético.

En zonas del norte de la Península, por ejemplo, es fundamental mejorar el aislamiento de la envolvente y el rendimiento de las instalaciones de calefacción. Sin embargo, las rehabilitaciones y reformas en Valencia o ciudades con un clima similar, deben centrarse en proteger la construcción del sol y en buscar orientaciones favorables y ventilaciones cruzadas.

Otros cambios y reformas que te proporcionarán un gran ahorro en tu factura energética

  • Deshazte de tus viejas instalaciones e invierte en sistemas más eficientes acorde con tu ciudad y con el entorno en el que vives.

  • Intenta mejorar el aislamiento en tu hogar. Las tuberías de agua caliente o de calefacción sin aislante o mal aisladas pierden alrededor del 10% del calor obligando a las calderas a funcionar durante más horas para conseguir la misma temperatura.

  • Cambia las ventanas, pues son los puntos más débiles de un cerramiento. Es importante que las ventanas sean de un material adecuado para evitar pérdidas de frío y de calor y favorecer el ahorro sin perder calidad ni cantidad de luz solar. Sustituir las ventanas o instalarlas dobles es una opción a tener en cuenta.

  • Mejora el aislante térmico. Con un buen aislante térmico ganarás hasta un 40% de energía. En otras palabras: el ahorro en tu factura energética estará garantizado.


Si estás planteándote realizar una reforma con el fin de mejorar la climatización y conseguir ahorrar en tu factura energética, desde Geteco podemos ayudarte. Consúltanos tus dudas. Estaremos encantados de ayudarte.