¿Paredes con alicatado en baños o pintadas?

Las paredes de los baños deben limpiarse más a menudo que las del resto de la casa y esto hace que, a nivel práctico, sea mejor alicatarlas. Sin embargo, también podemos poner paneles vinílicos o revestirlas con pintura.

En este post vamos a hablar de cuáles son las ventajas del alicatado de los baños, cuáles son las alternativas más efectivas y qué elementos debes tener en cuenta antes de decantarte por una u otra opción.

¿Qué es el alicatado de baños?

El alicatado de baños es una tarea fundamental de albañilería. Casi todas las reformas en esta parte de la casa incluyen este trabajo que, básicamente, consiste en cubrir las paredes con azulejos.

Beneficios del alicatado de los baños

Durante muchos años, el alicatado ha sido la opción indiscutible para zonas húmedas de la casa (cocina, baño y lavaderos), ya que era la forma más viable y segura de evitar la aparición de manchas de humedad.

Además, el alicatado de baños es económico, de instalación relativamente fácil, de mantenimiento sencillo y de larga durabilidad. Por último, la combinación de tamaños, colores y formas geométricas de los azulejos es tan elevada que supera el paso del tiempo y se adapta a las tendencias con facilidad.

Aún así, y aunque el alicatado no pasa de moda, en los últimos tiempos han surgido otras tendencias para revestir las paredes de los baños como el cemento pulido, la piedra natural, la pintura, los papeles pintados o las baldosas hidráulicas.

Alicatado vs. pintura. ¿Qué opción me conviene más?

Como siempre, cada opción tiene sus ventajas y sus inconvenientes. También depende de nuestras necesidades y gustos.

En primer lugar, piensa que el alicatado de baños siempre es tendencia. Como sabes, la oferta de azulejos es muy amplia y las combinaciones son prácticamente infinitas. Además, y aunque para algunos sea algo clásico, que se haya hecho “toda la vida” así tiene una respuesta: el azulejo resiste mejor los cambios de temperatura, la humedad y el vapor que, por ejemplo, la pintura. 

Respecto al uso de pintura para dar color a los baños, también tiene algunas ventajas. Hoy en día se fabrican pinturas antihumedades, impermeables o de secado rápido que permiten limpiar a fondo las paredes. Además, son una opción más barata y sencilla, por lo que podemos cambiar el color y el “estilo” del baño con más frecuencia sin hacer una gran inversión.

¿Podemos optar por una técnica “mixta”?

Estéticamente, todo depende de nuestros gustos. Aún así, y puesto que es la opción más práctica, al final siempre se puede optar por combinar el alicatado de baños con cualquiera de los otros revestimientos por paredes o por zonas. Estas combinaciones suelen ser interesantes y muy atractivas si se siguen algunas pautas básicas.

El consejo general es colocar el azulejo lo más cerca posible de fregaderos, lavabos, ducha, grifos e inodoro para aprovechar su resistencia a la humedad, las salpicaduras y la limpieza con detergentes. Si cubrimos estas áreas, ya no es necesario alicatar toda la pared de arriba abajo y el resultado es igualmente práctico.

Materiales para combinar el alicatado de los baños

Otros materiales con los que podemos combinar el alicatado de baños, además de la pintura, son:

  • Papel pintado. Existen papeles vinílicos resistentes a la humedad y muy sencillos de colocar. Incluso pueden colocarse sobre los azulejos, lo que puede permitirte hacer una “reforma exprés” rápida y con una inversión de dinero mínima.
  • Madera. Aunque parezca raro, algunos tipos de madera como la teka pueden convivir con la humedad perfectamente (se utiliza, por ejemplo, en las saunas). La madera aporta al espacio calidez y siempre es elegante. ¿El principal problema? Requiere un mayor mantenimiento, por lo que deberás estar más pendiente de su protección y buen estado.
  • Cemento pulido. Su principal ventaja es la impermeabilidad. Además, no tiene juntas en las que se acumulen el moho o la suciedad, por lo que son fáciles de limpiar. Los acabados son tan variados que combinarán perfectamente con cualquier estilo y, por supuesto, con cualquier alicatado de baños.

Tengo que reformar un baño, ¿qué aspectos debo tener en cuenta?

Antes de decantarte por el alicatado de baños, por la pintura o por las diferentes combinaciones que te hemos propuesto, debes tener en cuenta otros elementos que condicionan la reforma de esta estancia de la casa. Entre ellos:

  • Por una cuestión de uso, el baño requiere más higiene y limpieza que otras habitaciones.
  • El baño suele ser una estancia pequeña, así que es muy importante optimizar el espacio sin perder de vista el aspecto práctico y cómodo.
  • No es lo mismo alicatar baños grandes y completos que aseos pequeños, ya que su uso también es distinto.
  • Tampoco es igual el uso del baño para adultos que uno para toda la familia o para los más pequeños de la casa. 

¿Estás pensando en cambiar y alicatar los baños de tu casa? En Geteco somos expertos en reformas en Valencia. Realizamos todo tipo de reformas adaptándonos a las necesidades de cada cliente. Llámanos al 699 83 44 22 o ponte en contacto rellenando este formulario. ¡Estaremos encantados de atenderte!