¿Paredes con alicatado en baños o pintadas?

El cuarto de baño es una de las partes más importantes de la vivienda, y también una de la que más mantenimiento necesita: sus suelos y paredes deben limpiarse con más frecuencia que los del resto de la casa, por eso debemos buscar opciones prácticas y cómodas para revestirlos.

La más común es el alicatado, que consiste, básicamente, en cubrir el suelo o la pared con azulejos.

Cómo alicatar un baño, paso a paso

Para alicatar un baño, podemos usar azulejos de piedra (perfectos para crear ambientes rústicos, y que puedes encontrar en mármol, pizarra o granito), azulejos cerámicos y de gres (con muchos acabados y texturas) o baldosas hidráulicas (fabricadas con cemento y que suelen tener motivos geométricos, florales, etc.).

Los pasos para alicatar la pared de un baño son:

  • Calcula los azulejos que necesitas para cubrir la superficie.
  • Si la pared tiene baldosas, quítalas y pica para dejarla lo más lisa posible.
  • Extiende el cemento o el mortero sobre la parte superior de la piedra.
  • Ajusta y fija las baldosas. Deberás hacerlo de una en una y siguiendo un orden. Te recomendamos empezar por la parte superior o inferior de la pared, nunca por el centro
  • Los azulejos utilizados para alicatar se cortan de manera precisa para conseguir la forma y tamaño convenientes, previamente dibujados. Si tienes que hacer algún corte en el azulejo, procura hacerlo en los extremos de la pared.
  • Cuando estén colocados todos los azulejos, realiza el reajunte de los mismos con cemento.
    Una vez colocadas todas las piezas, déjalas reposar. Pasadas 12 horas, limpia la superficie con un estropajo seco. Y pasadas 24 horas, con agua y con jabón.

Por último, para conseguir excelentes acabados con esta técnica, se recomienda que este trabajo lo haga un profesional experimentado o una empresa de reformas como Geteco.

¿Cuáles son los beneficios del alicatado de baños?

El alicatado es una de las técnicas más habituales en albañilería. Es más, casi todas las reformas que realizamos incluyen este trabajo.

Durante años, también ha sido la opción indiscutible para revestir las paredes y suelos de las zonas húmedas de la casa (cocina, baño y lavaderos) porque era la mejor manera de evitar la aparición de manchas de humedad.

Otras de sus ventajas son:

  • Es económico.
  • Su instalación es relativamente rápida.
  • Su mantenimiento es sencillo.
  • Soporta bien el paso del tiempo.
  • Es muy versátil: la combinación de tamaños, colores y formas de los azulejos se adapta a las tendencias de interiorismo con facilidad.

Cuánto cuesta alicatar un baño

El presupuesto de alicatar un baño puede variar mucho en función de dos aspectos:

  • El tipo de azulejo (alicatar un baño con piedra o baldosa hidráulica es más caro que hacerlo con gres).
  • La superficie total a alicatar. No es lo mismo alicatar todo el baño, que el baño a media altura o solo una pared (por ejemplo, la de la ducha).

Para calcular cuánto cuesta alicatar un baño, puedes tomar como referencia estas cifras: baño de 10 m² completo, unos 3.000 €; baño de 10 m² completo, pero solo la mitad de la pared, unos 1.800 €; solo la zona de la ducha, entre 800 y 1.000 €.

Alternativas al alicatado de baños: pintura, madera, cemento pulido, etc.

El presupuesto de alicatar un baño puede hacer que valores otras alternativas, como el cemento pulido, la piedra natural, la pintura o el papel pintado.

También puedes emplear una técnica mixta, combinando el alicatado con otro revestimiento por paredes o zonas.

Además, si alicatas fregaderos, lavabos, ducha, grifos e inodoro para aprovechar la resistencia a la humedad o las salpicaduras y la facilidad de limpieza de los azulejos, quizá no sea necesario hacerlo en el resto del baño para conseguir resultados prácticos.

Las ideas para reformar un baño que te proponemos desde Geteco son:

  • Pintura. Habrá que pulir bien las paredes y elegir un tipo de pintura que sea resistente a la humedad.
  • Papel pintado. Existen papeles vinílicos resistentes a la humedad. Una de sus ventajas es que son sencillos de colocar. Incluso pueden ponerse sobre los azulejos, permitiendo hacer reformas rápidas y con un presupuesto ajustado.
  • Madera. Algunos tipos de madera pueden convivir con la humedad (se utilizan, por ejemplo, en las saunas). La madera aporta calidez y siempre es elegante, pero requiere un buen mantenimiento para conservarla en perfecto estado.
  • Cemento pulido. Su principal ventaja es la impermeabilidad. Además, no tiene juntas en las que se acumulen moho o suciedad, por lo las paredes de este material son fáciles de limpiar. Sus acabados son tan variados que combinarán perfectamente con cualquier estilo y, por supuesto, con cualquier alicatado de baños.

Alicatado vs. pintura: ¿qué opción te interesa más?

Antes de valorar cómo alicatar un baño, estudia si alguna de estas opciones puede ser interesante para ti. Cada una tiene sus ventajas y sus inconvenientes. También depende de tus necesidades y gustos.

Como expertos en reformas en Valencia, tenemos que decir que el alicatado de baños siempre es tendencia porque no pasa de moda.

Y, aunque para algunos sea algo clásico, tiene una explicación: el azulejo resiste mejor los cambios de temperatura, la humedad y el vapor que, por ejemplo, la pintura.

Además, la oferta de azulejos es muy amplia, y las combinaciones son prácticamente infinitas

Respecto al uso de pintura en las paredes de los baños, puede aportarnos cosas positivas.

Hoy en día se fabrican pinturas antihumedades, impermeables o de secado rápido, que permiten limpiar a fondo las paredes.

Además, son una opción más barata y sencilla, por lo que podemos cambiar el color y el “estilo” del baño sin hacer una gran inversión.

Aun así, no olvides:

  • El baño requiere más higiene y limpieza que otras habitaciones.
  • Suele ser una estancia pequeña, así que es muy importante optimizar el espacio sin perder de vista el aspecto práctico y la comodidad.
  • No es lo mismo alicatar baños grandes y completos que aseos pequeños, pues su uso es distinto.
  • Tampoco es igual el uso de los baños para adultos, que para toda la familia o para los más pequeños de la casa.