¿Tabiques de Pladur o de ladrillo?

Cuando hacemos una reforma debemos tomar muchas decisiones. Una de las más importantes es cómo vamos a distribuir la vivienda. Esto influirá en la estética y en la funcionalidad de nuestra casa, puesto que la reorganización de espacios facilitará que aprovechemos más el espacio o que tengamos más luz natural.

Al planificar la distribución de una casa, es importante que contemos con el asesoramiento de profesionales para saber qué nos interesa más, si hacer tabiques de Pladur o de ladrillo, pues ambos materiales tienen sus ventajas.

El papel de los tabiques en la vivienda

Los tabiques son un elemento presente en todo tipo de construcciones y edificaciones.

Su principal función es separar dos ambientes dentro de un mismo espacio interior y distribuir la vivienda, aunque también sirven para aislar acústicamente o como soporte para canalizaciones de instalaciones.

Debido a que se consideran elementos sin capacidad portante (la única carga que deben soportar es la suya propia), los tabiques pueden fabricarse con diferentes materiales. Tradicionalmente, todos eran de ladrillo hueco o sencillo. Sin embargo, actualmente pueden estar hechos con bloques de hormigón o placas de cartón yeso.

¿Cuáles son las diferencias entre los tabiques de Pladur y los de ladrillo?

Tabiques de Pladur

Para empezar, el "Pladur" no es un material, sino una marca comercial que se utiliza, de forma generalizada, para referirse a las placas de cartón yeso.

Este tipo de planchas comenzaron a utilizarse en los años setenta. Su uso actualmente está muy extendido en el ámbito del interiorismo para la realización de tabiquería y acabado, para la colocación de falsos techos, para reforzar la acústica de una vivienda ya construida, para el recubrimiento del interior de armarios de obra y empotrados, o para crear recubrimientos y volúmenes decorativos en espacios interiores.

Con el paso de los años, las planchas Pladur ya no se fabrican únicamente con yeso y cartón. Actualmente, incorporan otros materiales como la lana de roca o la fibra de vidrio, que contribuyen a añadir consistencia y mejoran su capacidad aislante.

De hecho, actualmente, además del Pladur estándar, existen placas de Pladur adaptadas a diferentes usos, siendo las más importantes:

  • Pladur reforzado. Es más duro y permite hacer tabiques más resistentes a los impactos.

 

  • Pladur antiincendios. El Pladur como tal es ignífugo, aunque algunas planchas incorporan propiedades ignífugas reforzadas para prevenir incendios.

 

  • Pladur anti-humedad. En este caso, las capas exteriores de celulosa del Pladur se refuerzan con silicona para evitar la acumulación de humedad, siendo perfectas para su instalación en los espacios más húmedos de la vivienda, como baños o cocinas.

Tabiques de ladrillo

Respecto a los ladrillos, se trata de elementos de construcción cerámicos y con forma octaédrica.

Aunque existen muchos tipos de ladrillos, para elaborar tabiques se utilizan ladrillos huecos, que son más ligeros y manejables y que poseen perforaciones en el canto o en la testa.

Desde el punto de vista constructivo, el ladrillo es un material robusto y aislante. También es muy resistente, e incluso permite colgar muebles u objetivos pesados a la pared con total seguridad.

A nivel técnico, un ladrillo da mucha libertad de trabajo al operario, y permite trabajar pequeños remates sin problema. Además, para levantar tabiques de ladrillo, únicamente son necesarios arena y cemento, dos materiales que son muy económicos.

Ventajas de los tabiques de Pladur y de ladrillo

Muchas personas todavía prefieren los tabiques de ladrillo frente al Pladur por una cuestión de confianza. Pero, ¿se trata realmente de una buena decisión?

Tabiques de Pladur: ventajas

  • Más rápido. El tiempo es uno de los factores más importantes a la hora de decidirse por los tabiques de Pladur o de ladrillo. El montaje de los tabiques de Pladur es rápido, y en un día pueden levantarse varias paredes de este material.

 

  • Limpieza. El Pladur apenas genera polvo o escombro. Además, los retales pueden aprovecharse, por lo que los residuos al trabajar con él son escasos.

 

  • Acabados. El Pladur permite realizar acabados perfectos. Alisar las paredes es muy sencillo, y los resultados son estéticamente bonitos.

 

  • Aislamiento. El hueco que queda entre las planchas de Pladur puede rellenarse con otros componentes aislantes, siendo perfecto para reducir ruido, el frío o la humedad.

Te puede interesar: ¿Cómo aislar el frío de una casa?

  • Peso. El Pladur es un material muy ligero y fácil de transportar.

Tabiques de ladrillo: ventajas

  • Precio. Hacer tabiques de ladrillo es económico. Sin embargo, al precio del material hay que añadirle la mano de obra, que será más cara que en los tabiques de Pladur, algo que puede "equilibrar" el precio final.

 

  • Transporte. Los ladrillos se transportan en palets y, a diferencia de las voluminosas placas de Pladur, podemos transportarlos sin problema.

 

  • Resistencia. Ya hemos hablado de la resistencia como una de las principales ventajas de los tabiques de ladrillo.

Actualmente, las diferencias entre los tabiques de Pladur y los tabiques de ladrillo son mínimas, tanto en precio como en versatilidad. Aun así, dependiendo del tipo de reforma, de la inversión o de la urgencia, puede ser más recomendable utilizar un material u otro.

¿Buscas asesoramiento profesional para tu reforma? Contacta con nosotros.