Restauración de Piscinas.

 

A continuación, dedicaremos unas líneas a aquellos de vosotros que estéis pensando en realizar una renovación de vuestra piscina. El presente artículo os será válido, tanto si únicamente pretendéis llevar a cabo una nueva impermeabilización de la misma, como si pretendéis dar un aire totalmente diferente, cambiando revestimientos, distribución del sistema de depuración, y entorno de la misma.

 

¿QUÉ PRETENDO HACER?


Dividiremos el artículo según las fases de acondicionamiento de una piscina con el fin de intentar explicar, basándonos en nuestra experiencia, los pasos a seguir para llevar a cabo una completa restauración de piscina.

 

ANALISIS PREVIO.


Procedemos a realizar una inspección de la piscina existente y elaboramos una relación de todas las patologías que puedan detectarse:
- Filtraciones
- Fisuras / Grietas.
- Elementos de impulsión y desagüe (impulsores, toma de barredera, skimmers, desagüe inferior) en estado de deterioro avanzado.
- Redes de impulsión y desagüe en deficiente funcionamiento (fugas, embozamientos).
- Deficiencias de funcionamiento en la bomba de la depuradora.
- Deficiencias de funcionamiento en las válvulas de corte de impulsores, skimmers, desagües, tomas de barredera.
- Deficiencias de funcionamiento en la válvula selectora.
- Deficiencias de funcionamiento en el depósito filtrante.
- Deficiencias de funcionamiento en el sistema de activación de la bomba (temporizador, si lo hubiera).
Lo siguiente que haremos será estudiar el funcionamiento de un circuito cerrado de depuración de piscina para familiarizarnos con todos sus componentes.

 

REVISIÓN DE LA RED DE DEPURACIÓN DE AGUA.


Lo más complicado a la hora de llevar a cabo la rehabilitación de una piscina no es otra cosa que la comprobación y restauración de su red de depuración. Para ello, deberemos asegurarnos, antes incluso de realizar cualquier tipo de trabajo en el vaso de la piscina. Esto quiere decir, que deberemos asegurarnos de que la red de desagüe no tiene ninguna obstrucción, que los impulsores trabajan correctamente, y que tanto la bomba como la válvula selectora de la piscina no presentan ninguna anomalía. Localizados todos los posibles defectos en la red, procederemos a su reparación o sustitución, para evitarnos sorpresas con la piscina terminada.

 

REPARACIÓN DEL VASO.


Ahora podemos empezar a realizar las operaciones de renovación en la piscina, comenzando por la demolición de los revestimientos existentes. Alternativamente a la reposición de los revestimientos se ha venido implementando la instalación de láminas de PVC especiales para piscinas, también llamadas LINER, que permiten una rápida ejecución, con la desventaja de que, se necesitan piezas especiales para los accesorios de impulsión y aspiración.
Una vez retirados todos los revestimientos existentes (Gres, gresite, piedras de coronación), es el momento de inspeccionar a fondo el vaso de la piscina, y en definitiva, el estado de conservación en que se encuentran las tomas de impulsión, desagüe, aspiración, skimmers, luces (si las hubiera), y reponer todas aquellas que consideremos se encuentran en un mal estado.


Es hora entonces de llevar a cabo una impermeabilización del vaso de la piscina, como paso previo al nuevo revestimiento. Para ello echaremos mano de un mortero de impermeabilización válido para vasos de piscina, aplicado mediante brocha, en dos capas, perpendiculares una con respecto a la otra. Existen numerosas marcas de estos productos en el mercado (WEBER.TEC IMPERFLEX, SIKA MONOTOP 107 SEAL, PROPAM IMPE FLEX…).

Una vez realizada la impermeabilización del vaso, podremos proceder a la elección e instalación del revestimiento. Se puede optar por el clásico gres mallado o gresite, o llevar a cabo un revestimiento a base de gres de mayor formato. Todo dependerá del aspecto que pretendamos darle a la piscina.
Nos queda para finalizar el adaptar el entorno de la piscina. Revestimientos, mobiliario, jardinería…
Con todo ello, tendremos una “nueva” piscina en funcionamiento adaptada a nuestro gusto.