Renovar el suelo sin obras ¿es posible?

Las consultas sobre cómo y cuánto cuesta renovar el suelo de una casa son habituales en nuestra empresa de reformas integrales en Valencia GETECO: el pavimento es uno de los elementos de la vivienda que más llama la atención y que más desgaste sufre, y como consecuencia, también uno de los que más quebraderos de cabeza provocan cuando llega el momento de sustituirlo.

Antes de liarte la manta a la cabeza, pedir presupuestos y planificar obras que pueden acabar con tu paciencia antes de tiempo, conviene que valores y pongas sobre la mesa algunas cuestiones.

Por ejemplo, no será igual el suelo que elijas para la cocina que para el cuarto de baño o las habitaciones.

De la misma forma, conviene tener claro tu presupuesto para apostar por los materiales, el diseño y los acabados que más se adapten a tu gusto y a tu bolsillo.

Desde GETECO también te aconsejamos valorar aquellas opciones que te permiten renovar el suelo sin obras: actualmente, disponemos de formatos muy manejables (lamas, losetas y rollos) que se fijan con elementos mecánicos o adhesivos encima de la superficie actual, facilitando una sustitución limpia, rápida, sencilla, en apenas horas y a un precio asequible.

Renovar el suelo sin obras: qué tener en cuenta

Renovar el suelo sin obras es una buena idea. Pero, antes de tomar la decisión, conviene que tengas en cuenta varios aspectos.

  • Lo más importante es revisar el estado de tu pavimento actual, ya que es fundamental que la superficie “original” esté totalmente nivelada. Así que, si tienes baldosas sueltas y rotas o hay desniveles, habrá que realizar las reparaciones oportunas previamente.
  • En segundo lugar, es imprescindible ajustar la altura de las puertas y de los marcos. Esto se debe a que, al poner otro solado encima, la altura del mismo aumentará unos milímetros.
  • Por otra parte, si tienes un suelo de madera antiguo, un parquet en buen estado o un suelo hidráulico original, puedes plantearte la opción de restaurarlo. Incluso puedes pintar el suelo utilizando un producto especial para cerámica, cemento, barro o madera.

En todos los casos, te aconsejamos consultar con un experto para que te asesore sobre la viabilidad de dicha restauración o sobre las mejores opciones para poner un suelo sobre el que ya tienes.

4 materiales para sustituir el suelo sin hacer obras

Parquet flotante

El parquet flotante, también llamado tarima flotante o parquet clic, es un tipo de suelo formado por perfiles de madera machihembrados que encajan entre sí. Su nombre se debe a que entre el solado y el pavimento se coloca una lámina plástica que sirve como aislante.

Gracias al parquet flotante, podemos renovar el suelo sin hacer obras, aunque usar este material tiene un pequeño inconveniente: suele ser necesario arrancar el rodapié y lijar la parte inferior de las puertas, lo que puede llevarnos cierto tiempo.

Micromortero

Los revestimientos continuos de cemento son una buena idea para reformar el suelo con el mínimo espesor.

Este tipo de suelo ofrece muchas ventajas, y la más importante es que sobre él podríamos poner prácticamente cualquier tipo de material, tanto azulejo, como mármol o mosaico.

Por otra parte, con el micromortero o microcemento podemos recubrir paredes, bañeras, lavamanos o encimeras, lo que nos permite dar homogeneidad al espacio.

Vinilo

Los suelos vinílicos se han convertido en una de las mejores opciones para renovar el suelo sin obras, y cada vez son más las personas que eligen este material en la reforma de su vivienda.

Los suelos vinílicos son una alternativa a los parquets y laminados de madera. Estos suelos tienen varias capas. En la superior, hay una imagen impresa en plástico (PVC o similar) colocada sobre una base de aglomerado.

Comercializados en lamas o rollos, los suelos vinílicos se colocan en seco y ofrecen muchas alternativas de diseño, adaptándose a todo tipo de estéticas y estilos decorativos, pues están disponibles en muchos colores y a imitación de materiales naturales como el mármol o la madera.

Linóleo

El linóleo es natural y responde a las exigencias de los hogares ecológicos, puesto que es 100% reciclable: para su fabricación se utiliza aceite de linaza, harina de madera y yute.

Hasta hace unos años, el linóleo únicamente se empleaba para hacer pavimentos continuos, normalmente industriales o para grandes superficies, pero hoy este material se comercializa también en losetas, lo que facilita su instalación a nivel doméstico.


¿Estás pensando en hacer una reforma? Contacta con nosotros.