Cómo reformar una cocina con poco dinero

En este post vamos a explicar cómo reformar una cocina con poco dinero atendiendo a dos aspectos fundamentales: distribuir bien los recursos y no renunciar a la creatividad abriéndote nuevos colores y texturas. Como verás, un presupuesto ajustado no es sinónimo de no poder hacer una buena reforma. 

La primera de la casa en “exigir” cambios

Independientemente de si nuestra casa es más o menos antigua, la cocina es, junto con el baño, una de las primeras estancias que antes nos pedirá una reforma. Cómo hacerlo depende de los gustos, las necesidades y los recursos de cada uno, pero no siempre implica un gran gasto de dinero. De hecho podríamos plantearnos reformar una cocina sin realizar obras y conseguir resultados sorprendentes.

Por norma general, reformar una cocina suele ser cuestión de necesidad. No podemos olvidar que esta parte de la casa está expuesta a un uso continuado y eso hace que los materiales se desgasten más rápidamente.

Sin embargo, en otras ocasiones, los cambios se plantean por cuestiones fundamentalmente prácticas: nos hemos dado cuenta de que necesitamos más iluminación en una zona determinada, la distribución deja que desear, queremos un suelo menos sufrido, necesitamos más espacio de almacenaje, vamos a aprovechar el cambio de electrodomésticos para hacer algunos cambios, etc. 

¿Qué quieres conseguir con tu reforma?


Antes de plantearte cómo reformar una cocina con poco dinero debes hacerte cuatro preguntas clave:

  • ¿Cuál es el objetivo de la reforma? ¿Es funcional o es estético?
  • ¿Cuál es la prioridad y en qué debes invertir más dinero?

  • ¿Será suficiente con cambiar los frentes o quieres aprovechar para hacer cambios de distribución, renovar electrodomésticos o renovar y mejorar las instalaciones?

  • ¿Cuál es tu presupuesto?


Cómo reformar una cocina con poco dinero…y dejarla como nueva

renovar cocina con poco dinero

Una vez tengas la respuesta a estas preguntas vamos a explicarte cómo reformar tu cocina invirtiendo poco dinero. A veces las reformas low cost pueden ofrecerte buenos resultados, siempre que tengas claro los pasos que debes seguir. 

  1. Nuevo suelo sin hacer obras

    Uno de los consejos básicos para planear cómo reformar una cocina con éxito es reformar el suelo. Para ello no es necesario hacer una gran obra o levantar el pavimento anterior. Suelos continuos de madera, laminados, cerámicos, vinílicos o piedra natural son buenas opciones que se ajustarán a tus gustos y presupuesto.

  2. Cambio de textura en las paredes

    Buscar nuevas texturas para las paredes puede dar a tu cocina una imagen completamente nueva, más moderna y elegante. Puedes apostar por materiales “clásicos”, como el mármol o el gresite, o por materiales sintéticos que imitan la piedra o la pizarra. Ni siquiera debes cambiar todas las paredes: selecciona aquellas que realmente tengan protagonismo y resalten en la estancia, como el antepecho por ejemplo (la zona de los fogones).

  3. Aprovecha las posibilidades de la pintura

    Saca el máximo partido a la pintura, no sólo en las paredes sino también en puertas y muebles que sólo necesitan un “lavado de cara”. Incluso puedes pintar los azulejos. Elige colores que ayuden a dar sensación de espacio y que combinen con los “fijos” de tu cocina como la encimera o los electrodomésticos.

  4. Iluminación más eficiente

    Añadir nuevos puntos de luz y sustituir las bombillas tradicionales por leds, apenas aumentará el presupuesto para reformar tu cocina con poco dinero. Parece un gesto pequeño pero lo notarás en tu día a día y disminuirás tu factura de la luz.

  5. Tiradores, estanterías y adornos

    En un listado sobre cómo reformar una cocina con un presupuesto ajustado los pequeños detalles son básicos. ¿A qué tipo de detalles nos referimos? Pues a tiradores, cortinas, estores, estanterías y adornos en general.

    Sobre los tiradores, un apunte rápido: las posibilidades en precios y estética son infinitas, así que busca aquellos que combinen con el resto de tu cocina. Por ejemplo, si tus electrodomésticos son plateados, tus tiradores también pueden serlo; si apuestas por una estética “vintage”, busca tiradores acordes a ella.

    También puedes completar tu reforma añadiendo estanterías y soportes, o colocando vinilos que den un toque de creatividad a tu nueva cocina.

  6. Renueva el frente de tus muebles

    En el momento de plantearte la reforma de tu cocina es posible que la estructura del mobiliario esté en buen estado. Si es así, no tienes porque sustituirla completamente: cambiando las puertas la imagen será completamente nueva con una inversión más baja. También puedes aprovechar para incluir nuevos módulos o bandas en los armarios y aumentar la zona de almacenaje.

 

En Geteco tenemos claro que hacer reformas sin disponer de mucho presupuesto es posible y estos consejos son un buen ejemplo de cómo reformar una cocina con poco dinero.

Si estás planteándote realizar una reforma en tu casa, consúltanos. Somos especialistas en reformas en Valencia y nos ajustaremos a tus necesidades y presupuesto.