Soluciones para escoger y reformar el suelo según tu negocio

Al realizar obras en una vivienda o en un negocio, uno de los aspectos más importantes, y, a menudo más engorroso, es la reforma del suelo. Elegir el suelo acertado es clave tanto a nivel estético como práctico, sobre todo si hablamos de un negocio abierto al público en el que es necesario tener en cuenta tanto la limpieza como la imagen.

¿Qué cosas debo tener en cuenta antes de elegir un tipo de suelo?

La decisión de conservar, cambiar o reformar el suelo y la de elegir un material o un acabado concreto tiene que pensarse con detenimiento y contemplando todas las opciones posibles.

Básicamente, debemos guiarnos por estos cuatro aspectos:

  • Resistencia
  • Durabilidad
  • Estética
  • Coste

Después, hay que tener en cuenta en qué sitio va a instalarse y dónde queremos reformar el suelo, así como la humedad, el tránsito y el desgaste en cada zona del espacio.

Tipos de suelo más comunes para los negocios

  • Suelos vinílicos

Ofrecen una imagen cálida y agradable y suelen ser relativamente baratos y fáciles de colocar, incluso directamente sobre otro suelo. Por eso, son una buena opción si queremos hacer una reforma de suelo o un lavado de cara de nuestro negocio sin apenas hacer obras.

Normalmente los suelos vinílicos se realizan con PVC o derivados y son muy duraderos. También se limpian con facilidad, impidiendo la formación de electricidad estática y de ácaros. El principal problema de este pavimento es que se rompe con mayor facilidad que la piedra o que la madera, por lo que nota más los efectos del tránsito de personas.

  • Suelos laminados

Una de las opciones para reformar suelos más extendida. Los suelos laminados se fabrican con materiales derivados de la madera como fibras y resinas, y están disponibles en diferentes grosores según queramos instalarlos sobre el cemento o sobre otro suelo. Normalmente son fáciles de instalar, resistentes al tránsito de gente y aislantes. Así que son una buena opción en cafeterías y bares.

Los inconvenientes principales de los suelos laminados son las juntas (a veces las lamas se rompen por los bordes) y que, ante la rotura de una pieza, es necesario cambiar toda la zona porque los colores y tonos varían mucho en función de cada fabricante.

  • Pavimentos continuos

Por su precio y por su resultado, los suelos continuos son la opción más demandada en las reformas de suelo de negocios. Son resistes al uso, tienen un precio competitivo y son fáciles de limpiar. Su resistencia a la intemperie los convierte en un material perfecto para espacios de ocio como discotecas y restaurantes, especialmente si tienen terraza.

Su principal inconveniente es que necesitan revisiones y mantenimiento de forma periódica (cada 4-5 años).

Parquet, gres y piedra natural: reformas para suelos con un estilo clásico

  • Parquet

Elegante y clásico, el parquet es una de las opciones que siempre se barajan a la hora de hacer una reforma de suelo. El parquet puede ser flotante (más barato y hecho con distintos tipos de madera) o macizo (a base de “bloques” de madera, más caro y más difícil de colocar aunque también mucho más resistente).

El suelo de madera tiene la ventaja de la resistencia al tiempo y al desgaste diario. Su principal inconveniente es su mantenimiento, que incluye lijado y barnizado.

¿Para qué negocios puede venir bien este tipo de suelo? Para aquellos que incluyen tránsito de gente que no castiga el suelo como tiendas de ropa, peluquerías y oficinas.

  • Gres

Un tipo de suelo clásico y que encaja prácticamente con cualquier negocio porque es fácil de limpiar y muy resistente. El gres se fabrica con cerámica existiendo dos variedades:

- Gres convencional

- Gres porcelánico

La diferencia entre ambos es la capacidad de absorción del agua, que es mayor en gres porcelánico. El gres es resistente y muy higiénico, y se adapta a cambios de temperatura, humedad y agentes químicos. Su limpieza también es sencilla, ya que únicamente hay que evitar el uso de productos grasos. Normalmente este tipo de suelos se utiliza en supermercados, carnicerías, pescaderías, fruterías, etc.

  • Piedra natural

Otro de los materiales básicos y clásicos en cualquier reforma. Su principal inconveniente es el precio, ya que el mármol, la pizarra o el granito tienen un coste elevado. El otro inconveniente es la frialdad. Por el contrario, son suelos muy resistentes que podemos encontrar en negocios que exigen una imagen más cuidada y neutra como tiendas de muebles o de decoración.

En GETECO somos especialistas en reformas integrales para tu hogar o para tu negocio. Si estás pensando en cambiar el suelo de tu oficina, tu bar o tu tienda, llámanos o escríbenos. Te daremos las mejores opciones para que hagas la reforma de tu suelo más acertada.