¿Qué tipo de chimenea es perfecta para tu hogar?

Si tu vivienda, independientemente de que sea una casa o un piso, tiene las condiciones óptimas para su instalación, te recomendamos que no te lo pienses y que estudies los diferentes tipos de chimeneas de interior. Piensa que los modelos actuales son limpios, apenas emiten humo, no requieren grandes instalaciones, son decorativos y económicos, y siempre aportan encanto.

Chimeneas tradicionales vs Chimeneas empotradas

Al hablar de tipos de chimeneas distinguimos entre las chimeneas tradicionales (las de “toda la vida”, habituales en las casas de campo, abiertas y que producen calor radiante) y las chimeneas empotradas. Éstas segundas, que pueden instalarse dentro de una chimenea ya existente, son tipo insert (de fuego cerrado y revestidas con material refractario o hierro fundido, puerta de cristal y sistema de extracción con ventiladores), y tipo hogar pero también cerrado (generalmente de gran capacidad y fabricadas con hierro fundido o chapa para optimizar el calor).

La diferencia entre chimeneas insert y chimeneas de hogar cerrado está en el sistema de quemado y en la intensidad y distribución del calor.

  • Las insert se conectan a la red eléctrica e incorporan un cassette con ventiladores que facilitan la combustión y la expulsión de humos. El consumo de estas chimeneas es mínimo, por lo que su gasto eléctrico es bajo y la distribución de calor es lenta.
  • Los hogares, por su parte, está integrados en la propia chimenea y necesitan obra para su instalación. Puesto que no incorporan ventiladores, en ellos el fuego se aviva antes acumulando más calor, así que son ideales para calentar la estancia en la que se ubica de manera rápida.

Diferentes tipos de chimeneas de interior según su combustible

Chimeneas de leña

De todos los tipos de chimeneas para casas, las de leña siguen siendo las más demandadas pues emiten un calor agradable que puede llegar a caldear toda una vivienda. Aún así, también tienen sus inconvenientes: emiten residuos (cenizas), no permiten regular la temperatura, necesitan una obra para instalar una salida de humos y su rendimiento energético es bajo porque pierden calor por el tiro. Además, es necesario tener espacio para almacenar la leña, por lo que son consideradas uno de los tipos de chimeneas menos prácticos.

Chimeneas de gas

A pesar de ser un sistema cómodo y que emite mucho calor, las chimeneas de gas son poco habituales en nuestro país. Uno de los motivos es su precio, porque son mucho más caras que otras. Además, su puesta en marcha requiere disponer de red y suministro de gas natural en casa y de personal cualificado y autorizado para manipular tanto el equipo como la instalación (al igual que ocurre con las calderas).

Chimeneas de bioetanol

De todos los tipos de chimeneas, las de bioetanol son la mejor alternativa, y también más cómoda, a las chimeneas tradicionales. Su principal ventaja es que no tienen tiro, por lo que son limpias, seguras, no generan residuos y pueden colocarse prácticamente en cualquier lugar. El principal problema es que encontrar el bioetanol adecuado para cada modelo no siempre es fácil y, a veces, el aparato emite olor que, aunque no es perjudicial, puede ser un poco molesto.

Chimeneas eléctricas

Las chimeneas eléctricas son decorativas y, en la mayoría de los casos, incorporan resistencias eléctricas para generar calor. Esto hace que su uso suponga un importante gasto de luz, sobre todo si quieres calentar espacios más grandes como por ejemplo un salón. Actualmente, muchas de estas chimeneas disponen de una pantalla 3D que imita el fuego a través de luces LED para intentar reproducir la sensación de calor del hogar.

¿Cuál es la mejor chimenea para mi casa?

Los tipos de chimeneas para casas y pisos son diferentes. Por ejemplo, las chimeneas de leña no pueden instalarse en pisos o en viviendas colectivas a no ser que el edificio cuente con un tiro para ello o que estés en el ático, en cuyo caso la instalación de la salida de humos no afectará directamente a otros vecinos. En chalets y viviendas unifamiliares, instalar una chimenea de leña es una buena opción siempre que consultes a un profesional sobre cómo hacer la salida de humos. Algo similar ocurre con las chimeneas de gas, que también requieren instalación previa y permisos especiales en pisos o edificios colectivos.

Respecto a las de bioetanol, son sin duda el tipo de chimeneas para pisos más recomendadas. Puesto que no requieren obras ni reformas para su instalación, son como muebles independientes que puedes poner donde quieras. La única “precaución” que debes tener es no colocarlas cerca de materiales inflamables porque, aunque no emitan chispas ni humo, su llama es real.

Por último, las chimeneas eléctricas son más decorativas que prácticas. Pero si quieres emplearlas para darle a tu casa un toque acogedor y único, también pueden ser de ayuda: únicamente necesitas un enchufe cerca y controlar su gasto energético para que tu factura de la luz no se dispare.

Como ves, existen muchos tipos de chimeneas de interior y en GETECO sabemos cuál es la mejor para ti. Por eso queremos darte algunos consejos a tener en cuenta antes de decantarte por un tipo de chimenea u otro.

  • Mide los metros de la habitación que quieres calentar.
  • Piensa dónde quieres poner la chimenea.
  • Ten en cuenta cómo es la chimenea y qué instalación requiere.
  • Infórmate sobre el nivel sonoro de los ventiladores.
  • Piensa en la limpieza y el mantenimiento que requerirá la chimenea.
  • Calcula la estanqueidad de la chimenea, que será muy importante para calcular el gasto en combustible.

¿Tienes alguna duda más sobre los diferentes tipos de chimeneas? Contacta con nosotros.