¿Qué son las viviendas saludables?

Para valorar este riesgo, en el año 2017 el Grupo VELUX, con la colaboración de diferentes empresas como Ecofys, Fraunhofer IBP y Copenhagen Economics, realizó un informe sobre la "salud" de las viviendas en Europa.

El objetivo de este estudio, conocido como "Barómetro de Viviendas Saludables 2017”, era detectar el estado de las viviendas europeas. Algunas de sus conclusiones fueron alarmantes: uno de cada seis europeos vive en una casa no saludable. Solo en España, un 43% de personas que habitan en espacios con humedad experimentan alergias y asma, y los europeos que viven en casas con poca luz natural tienen un 60% más de probabilidades de sufrir problemas de salud de diversa índole.

Pero, ¿realmente afecta tanto el estado de una vivienda a nuestra salud? 

El "Síndrome del Edificio Enfermo"

La mayoría de nuestros hogares están fabricados con compuestos y materiales químicos y tóxicos. Algunos de ellos, como el formaldehído (HCHO), usado en construcción para aislantes, contrachapados, pinturas e incluso muebles, pueden alterar negativamente la salud de las personas provocando el llamado "Síndrome del Edificio Enfermo".

La mayoría de las molestias asociadas a esta enfermedad reconocida por la OMS están relacionadas con el sistema respiratorio (fatiga y alergias), aunque también puede manifiesta con dolores de cabeza, irritaciones de garganta y escozor en nariz y ojos. De hecho, la falta de ventilación es el principal causante del Síndrome del Edificio Enfermo junto con malos olores, gases, problemas de iluminación y mal ambiente térmico (exceso de sequedad, baja humedad, temperatura radiante media, corrientes de aire, etc.).

Definición y características de una vivienda saludable 

Las viviendas saludables son “aquellos espacios residenciales que promueven la salud de sus ocupantes”, algo que depende de aspectos como su iluminación, ventilación o capacidad aislante, pero también de los materiales con los que están construidas.

Para ser saludable, una vivienda debe reunir unas condiciones de seguridad e higiene que contribuyan al mejor desarrollo social y psicológico de sus habitantes. Algunas de las principales característica de este tipo de viviendas son:

  • La estructura del inmueble debe ser segura.
  • Su ubicación se elegirá evitando corrientes subterráneas, líneas de alta actividad de campos magnéticos naturales y fallas del terreno.
  • La vivienda saludable se situará, como mínimo, a 50 metros de líneas de transportes, líneas eléctricas o antenas de telefonía, radio o televisión.
  • Para no alterar los campos magnéticos naturales se evitará, en la medida, de lo posible la utilización de hierro en la estructura de la vivienda. También se reducirá al máximo el uso de materiales derivados del petróleo.
  • La vivienda saludable no debe contener grietas o agujeros.
  • Los hogares sanos deben de estar libres de contaminación y humo.
  • Para garantizar la calidad del aire en su interior, una vivienda saludable debe tener correcta ventilación, ausencia de tóxicos, esporas y mohos, y oxígeno suficiente.
  • La vivienda saludable dispondrá de una instalación de fontanería con agua fría y caliente, así como de llaves de corte en las zonas más húmedas. Además, sus desagües estarán provistos de sifones para evitar la creación y propagación de malos olores. 

Viviendas sanas, confortables ... y sostenibles

Además de lo anterior, las viviendas saludables deben basarse en cuatro pilares:

Salud 

La vivienda saludable debe propiciar el ambiente adecuado para proteger a sus habitantes de agentes externos como ruidos, baja/alta temperatura o humedad.

Confortabilidad

Una casa sana proporciona bienestar a quienes viven en ella. La higiene y el mobiliario serán claves para mejorar la confortabilidad.

Seguridad 

Nuestros hogares deben estar protegidos contra incidentes externos como inundaciones, incendios o escapes de gas.

Sostenibilidad 

Cuando nos proponemos hacer nuestra casa más saludable el ahorro de energía tanto a pequeña como a gran escala (electrodomésticos, iluminación, etc.), el reciclaje o la reducción de CO2 son objetivos prioritarios. De ahí que las viviendas saludables sean cada vez más sostenibles y respetuosas con el medioambiente. 

Desde GETECO te ayudamos a mejorar la salud de tu hogar

Mejorar la ventilación, reforzar térmicamente los muros y las ventanas, aislar e insonorizar la vivienda, apostar por la iluminación natural o cambiar nuestros electrodomésticos por otros eficientes son pasos sencillos hacia una vivienda más saludable.

En GETECO somos expertos en reformas en Valencia y apostamos por la seguridad, la confortabilidad y la sostenibilidad en todos nuestros proyectos. Sabemos que una casa en buenas condiciones mejora tu salud y la de tu familia, y te ayudaremos a conseguirlo si está en nuestra mano.

Invierte en el bienestar de los tuyos. Pídenos un presupuesto para tu reforma.