Qué hacer antes, durante y después de una reforma integral de un piso

Hoy queremos darte algunos consejos sobre cosas que debes hacer antes, durante y después de la reforma integral de tu piso. Así evitarás imprevistos y agobios y todo será mucho más cómodo.

Presupuestos, ruidos, organización, compra de materiales, cumplimiento de plazos… las reformas en pisos siempre conllevan gastos, molestias y preocupaciones que pueden llegar a sobrepasarnos. Sin embargo, si somos capaces de visualizar el resultado final de la reforma y de poner en valor las ventajas que ésta nos aportará, comprobaremos que la inversión merece la pena.

Antes de la reforma integral del piso

El momento anterior a la reforma integral de un piso es fundamental porque implica tomar decisiones importantes como qué cambios queremos hacer según nuestras necesidades y gustos y cuál es el presupuesto con el que contamos.

Una vez tengamos claras estas dos variantes, y para lograr un diseño acorde con nuestras expectativas y que saque todo el potencial a la vivienda, es recomendable contactar con un profesional como un arquitecto o un interiorista.

El asesoramiento profesional cuando hacemos la reforma integral de un piso también es necesario para gestionar documentación, permisos y licencias de obras, subvenciones y posibles ventajas fiscales, así como para saber cuáles son los pasos de la reforma. El objetivo, antes de comenzar las obras, es que tengas una visión clara de lo que esperas y de los pasos necesarios para conseguirlo.

Otro aspecto importante en las reformas de pisos es el presupuesto. En la construcción los precios son libres y pueden variar mucho de una empresa de reformas a otra. Aún así, muchas veces no es el precio lo que determina la elección de un profesional. Que te aporte realismo, confiabilidad y tranquilidad también es importante cuando realizamos una inversión de tiempos y recursos importante como es ésta. Pide distintos presupuestos y consulta a varios profesionales del sector antes de tomar una decisión.

reforma integral piso

El día a día: consejos para gestionar la reforma integral de un piso

Una vez tengamos claro el diseño y el presupuesto y firmado un contrato donde se especifiquen los detalles de la reforma, deberemos avisar a nuestros vecinos sobre el comienzo de las obras. Puesto que algunas reformas de pisos deben contar con la aprobación de la comunidad de propietarios, éstos ya estarán prevenidos pero, aún así, y como las obras suelen generar ruidos, suciedad y otras molestias, siempre es conveniente tener algunas consideraciones como:

  • Avisar con carteles del inicio de las obras y su tiempo previsto de duración. Podemos aprovechar para pedir disculpas, de antemano, por las molestias ocasionadas.
  • Forrar el ascensor si los obreros lo necesitan para subir y bajar material.
  • Prestar especial atención a la limpieza de las zonas comunes (por ejemplo rellanos y escaleras) que puedan verse afectadas por los trabajos de la reforma.

Por otra parte, cuando hacemos la reforma integral de un piso es conveniente pactar un calendario de trabajo. Posiblemente éste no se cumpla a rajatabla pero puede servirnos como supervisión para controlar el desarrollo de la obra.
También es importante que en esas semanas o meses seamos conscientes de la posible aparición de imprevistos como retrasos en los plazos, gastos inesperados y conflictos con los técnicos. Para que éstos no supongan un gran quebradero de cabeza te damos dos consejos:

  • Dentro de tu presupuesto inicial para la reforma, guarda una pequeña partida (alrededor del 10%) para posibles imprevistos.
  • No pierdas nunca de vista el resultado final con lo que esto implica a nivel de calidad, eficiencia, tranquilidad y bienestar en tu hogar. Cuando más consciente seas de que la inversión merece la pena, mejor superarás los baches anímicos que puedan surgir por el camino.

¡A disfrutar de tu piso reformado!

Puesto que la reforma integral de un piso requiere la firma de un contrato con la empresa de reformas, antes de dar por finalizado el trabajo conviene revisar que se han cumplido sus términos y condiciones.

El abono puede pactarse dependiendo de cada caso (se aconseja adelantar un porcentaje del mismo en concepto de materiales y el total al finalizar la reforma) pero el pago final no debe hacerse hasta comprobar que todo está perfecto. Si el resultado no es el acordado incluso se puede retener a la empresa un 10% del importe de la factura hasta que la reforma quede perfecta. En muchas ocasiones, los contratos de reformas también incluyen una cláusula de penalización para que los plazos de entrega se cumplan de la forma más objetiva.

Y una vez esté todo a tu gusto y comprobado queda lo mejor: disfrutar de tu nuevo piso.

La mejor forma de evitar sorpresas en las reformas de pisos es contar con profesionales como GETECO, empresa de reformas en Valencia con amplia experiencia en el sector de la construcción.

Si buscas profesionales que te asesoren para hacer una reforma, consultanos. Estaremos encantados de ayudarte.