Qué es mejor, ¿el parquet o la tarima?

Da igual que tengamos unos muebles y un gusto impecable para decorar nuestra casa: si el suelo está dañado o nuestra elección no es la correcta, el resultado de la reforma no será el esperado.

Un tipo de suelo para cada casa: cómo tomar la decisión

En el mercado existen diferentes materiales para el suelo y cada uno tiene unas características que lo hacen más recomendable para unas u otras condiciones. El nivel de humedad, el uso que daremos a la habitación, la base sobre la que se instalará o los cambios de temperatura son algunos de los factores a tener en cuenta a la hora de elegir el mejor suelo para tu casa.

Lo cierto es que esta decisión no se puede tomar a la ligera ni sin asesoramiento profesional. Por eso, desde GETECO insistimos a nuestros clientes sobre este aspecto, ya que un suelo incorrecto, más allá de la estética, puede generar a la larga problemas de roturas, grietas o imperfecciones.

Suelos de madera, una opción que no pasa de moda

La madera es siempre una de las primeras opciones que barajamos cuando hacemos una reforma. De hecho es uno de los suelos para casas más utilizados.

Este material es muy atractivo y sus resultados siempre son elegantes. Además, los suelos de madera son cálidos, y con un buen mantenimiento podemos alargar su vida durante años.

Sin embargo, la madera noble también es un material caro. Por eso, algunas personas se plantean instalar un material similar a la madera, como puede ser la tarima flotante, de manera que mantenemos el estilo que queremos pero sin realizar una gran inversión.

Pero, ¿cuál es la diferencia entre parquet y tarima flotante? ¿Se trata de una cuestión únicamente económica o hay otros aspectos que afectarán al rendimiento del suelo?

Diferencias entre parquet y tarima flotante

¿Qué es el parquet?

El parquet es un tipo de suelo compuesto por tablas de madera noble de aproximadamente 1 cm. de espesor y 45 cm. de largo.

El parquet sustituye al suelo de la vivienda. Así que, si tienes que hacer una reforma, tendrás que retirar el pavimento anterior. Una vez las tablas de madera están instaladas, se acuchillan y se someten a un tratamiento de lijado y barnizado para nivelarlas y darles textura y brillo.

¿Qué es la tarima flotante?

La tarima flotante (o parquet flotante) es un pavimento fabricado con uno o varios tipos de madera, o con materiales sintéticos, generalmente fibras comprimidas.

El efecto de la madera que queda reflejado es una imagen impresa con una capa resistente en la última lama. Realmente, la tarima flotante no es un tipo de suelo, sino láminas que se colocan directamente sobre un pavimento. Por eso su espesor es más fino que el del parquet (alrededor de 30 mm.).

¿En qué se diferencian?

Por su definición, la principal diferencia entre parquet y tarima flotante es que, el primero se fabrica con un único tipo de madera, mientras que la tarima puede hacerse con una mezcla de materiales.

Esto influye notablemente en su precio:

  • El metro cuadrado de parquet puede ir de los 300?€ a los 1.500 € (dependiendo del tipo de madera y de su calidad).
  • La tarima flotante podemos encontrarla a partir de 50?€/ m2.

Otra diferencia entre parquet y tarima flotante es la resistencia y la durabilidad. El parquet puede ser lijado y barnizado tantas veces como deseemos, pero es delicado y requiere mantenimiento. La tarima flotante, por su parte, es "todoterreno" y permite un alto tránsito sin que sus propiedades se vean afectadas.

¿Qué tipo de suelo me conviene?

Instalar parquet o la tarima flotante en tu casa depende de dos factores clave: tu gusto y tu presupuesto. Aun así, ambos materiales tienen ventajas e inconvenientes que pueden ayudarte a tomar la decisión.

Acabados

El parquet ofrece mejores acabados. Si lo que buscas es estilo, te aconsejamos instalar un suelo de madera de primera calidad como el parquet.

Opciones estéticas

El parquet únicamente ofrece una textura, que es la propia del material. Y aunque los patrones con los que es asegurado al suelo permiten varias composiciones en formas geométricas, estas también son limitadas.

La tarima, por contra, puede adoptar diferentes texturas y colores debido a su composición, por lo que es más versátil a nivel estético.

Instalación

La tarima flotante es fácil y rápida de instalar: únicamente hay que poner las placas, que ya están lijadas y barnizadas, y pegarlas sobre el pavimento.

La instalación de parquet, sin embargo, se asocia a con hacer obras, pues es necesario levantar el suelo para colocar y fijar las tablas de madera, que después hay que tratar.

Cuidados

El parquet necesita muchos cuidados, tanto para resaltar sus cualidades estéticas como para garantizar su durabilidad. Además, la madera se desgasta con facilidad y no resiste golpes o rasgones.

Con la tarima flotante ocurre lo contrario: solo tendrás que pasarle la fregona y un producto de limpieza para sacar su mejor cara.

El suelo de madera es un punto a favor para muchos hogares por su calidez y su confort. Sin embargo, elegir parquet o tarima flotante es una decisión que puede suponer un quebradero de cabeza.

Si buscas un equipo de profesionales de las reformas en Valencia que te asesore sobre esta y otras cuestiones, contacta con nosotros. ¡Somos especialistas en reformas y en interiorismo!