Passivhaus, ¿qué es?

En GETECO, como especialistas en construcción y reformas en Valencia, queremos adentrarnos más en esta idea y en los criterios y detalles constructivos de las passivhaus, que básicamente se resumen en dos:

  • Aprovechamiento de la energía y de la luz natural durante el invierno.
  • Minimización de la incidencia solar durante el verano.

Estándar passivhaus: qué es y dónde nació

A finales de los ochenta del siglo pasado, los profesores Bo Adamson, de la Lund University (Suecia), y Wolfgang Feist, del Institut für Wohnen und Umwelt (Instituto de la Vivienda y el Medio Ambiente alemán) acuñaron el término Passivhaus para referirse a un tipo de casas que se caracterizaban por:

  • Gran aislamiento térmico.
  • Riguroso control de las infiltraciones.
  • Control máximo sobre la calidad del aire exterior.
  • Aprovechamiento de la energía solar para climatizar el interior de la vivienda.

No se trataba, por tanto, de una marca de productos o de un estilo arquitectónico concreto, sino de una forma de construir basada en la optimización de los recursos existentes mediante técnicas pasivas para hacer las casas más eficientes.

La primera casa passivhaus se construyó en Darmstadt (Alemania) en 1990. A lo largo de las dos últimas décadas, este tipo de construcción se ha extendido notablemente en Alemania y en Austria, aunque también a otros países europeos y a EEUU.

Detalles constructivos del passivhaus 

La pregunta es, ¿qué tiene que tener una casa para estar dentro de los criterios passivhaus? A continuación os detallamos cuáles son los principios básicos de este estándar.


Aislamiento térmico

Excelente aislamiento térmico en paredes exteriores y cubiertas para garantizar una baja transmitancia térmica (calor que fluye por una superficie). Este aislamiento evita la entrada del frío en invierno y del calor en verano. Elegir sistema de aislamiento uno u otro depende de la ubicación de la vivienda.

Puertas y ventanas de altas prestaciones

Los huecos son el “punto débil” de las passivhaus, por lo que durante el diseño de este tipo de viviendas es necesario estudiar muy bien dónde colocar puertas y ventanas. Se debe utilizar siempre carpintería de baja transmitancia térmica, así como ventanas de doble o triple vidrio rellenas de gas inerte para reflejar el calor en invierno y mantenerlo en el exterior en verano.

Ausencia de puentes térmicos

Los puentes térmicos son zonas de la envolvente de un edificio (fachadas, techos, terrazas, tejados y zona que limiten con el exterior) por donde se pueden producir fugas caloríficas. Los consejos para eliminar estos puentes son: no interrumpir la capa de aislamiento, utilizar material de mayor resistencia térmica en las zonas en las que se ha interrumpido la capa de aislante, y cuidar las juntas entre elementos constructivos.

Ventilación mecánica

El sistema de ventilación natural de las passivhaus reaprovecha el calor que generan las personas y los electrodomésticos para invertir lo mínimo en sistemas de calefacción. El ahorro energético, en este caso, puede llegar a rondar el 70% en climas suaves.

Estanqueidad en el aire

Las corrientes de aire se dan a través de ventanas, huecos o grietas. Pueden provocar incomodidad en el usuario y, puntualmente, las condensaciones interiores. Dentro de los criterios passivhaus, la envolvente debe ser lo más hermética posible logrando una ventilación mecánica eficiente. De ahí la importancia de la buena ejecución de las juntas.

En todo caso, el ahorro energético gracias al estándar passivhaus debe entenderse siempre en función de las características climatológicas de cada zona. En países como Alemania, puede ser de hasta el 80%, mientras que en los países de temperaturas más suaves (como España, Portugal, Francia o Italia) es de un 60%, lo que sería equiparable con un edificio de clasificación energética Clase A.

7 ventajas del estándar passivhaus frente a los modelos tradicionales

Ahora que ya sabes qué es el passivhaus, intentaremos exponer sus principales ventajas:

  1. Mayor confort.
  2. Ahorro energético garantizado.
  3. Menos gasto en sistemas de calefacción y aire acondicionado.
  4. Eliminación de corrientes de aire.
  5. Eliminación de manchas de humedad.
  6. Menos polvo. La ventilación natural mecánica reduce la cantidad de polvo al máximo.
  7. Presupuesto ajustado. La inversión para diseñar y construir una vivienda pasiva es similar a la de una vivienda convencional.

En GETECO, tu empresa de reformas en Valencia, somos conscientes de la necesidad de conseguir la mayor eficiencia energética para nuestros clientes mejorando su confort y ofreciendo soluciones personalizadas que fomenten el ahorro. Si te interesa este tema o tienes alguna duda al respecto, ¡contáctanos! Estaremos encantados de atenderte.