6 ideas para reformar una casa vieja

Una de las grandes ventajas de reformar una casa vieja es la posibilidad de disponer de un inmueble con historia y con personalidad, lejos de la uniformidad de los bloques de pisos o las construcciones más modernas. De hecho, las casas viejas tienen elementos únicos como fachadas de piedra, balcones de forja, pavimentos artesanales o grandes puertas de madera que les aportan encanto.

Reformar una casa vieja: qué tener en cuenta previamente

Antes de reformar una casa vieja debes valorar el estado de:

  • La estructura. Es fundamental para saber qué tipo de reforma debes hacer. Lo ideal es conservar la mayor parte de la estructura original de la casa, aunque no siempre es posible.
  • El aislamiento. Todas casas viejas suelen tener deficiencias de aislamiento, así que esta intervención será necesaria casi siempre. Las ventajas un buen aislamiento son muchas, y una de las más importante es el ahorro en climatización.
  • Las instalaciones. Sistemas de tuberías obsoletos, redes eléctricas con poca potencia, ... Las casas antiguas requieren cambiar estas instalaciones, una acción a la que debemos dar absoluta prioridad.
  • Las humedades. Uno de los grandes enemigos de las casas deshabitadas es la humedad, que deteriora paredes, suelos y estructuras. Por eso, el tratamiento de las humedades es una de las primeras fases de la reforma de una casa vieja.
  • La iluminación y la ventilación. Ambos elementos hacen las estancias más confortables. Por eso, al reformar una casa vieja debes estudia cómo mejorar la iluminación natural o la ventilación con una nueva distribución o con la ampliación o instalación de nuevas ventanas.

Planificación al detalle: cómo reformar una casa vieja con poco dinero

En este tipo de reformas, lo más importantes es saber si es necesario derribar totalmente la fachada, en cuyo caso la reforma será más cara. Además, dependiendo del tipo de intervención, tendrás que pedir una licencia de obras u otra.

Si no tienes suficiente presupuesto para una reforma integral, te recomendamos que la hagas poco a poco. Será fundamental una buena planificación por fases y priorizando aquellas obras que faciliten la habitabilidad de la vivienda.

Los primeros pasos serán reforzar la estructura y el aislamiento, reparar o cambiar el tejado, redistribuir el espacio o sustituir las instalaciones de agua y de luz. Después, puedes centrarte en los elementos menos urgentes como cambiar las ventanas o el suelo, reformar los baños o la cocina, o pintar la fachada.

Ideas para reformar una casa vieja con estilo

Desde GETECO te aconsejamos combinar lo moderno con lo antiguo cuando reformes una casa antigua para aumentar funcionalidad sin perder espacio ni encanto.

Algunas de nuestras ideas son:

Cambia el suelo

Elegir madera, piedra o cerámica dependerá de tu gusto o la zona en la que estés. Si la casa tiene suelo de madera, cerámica o barro original y en buen estado, puedes optar por restaurarlo en lugar de sustituirlo. Está es una buena alternativa en suelos de madera o con mosaicos hidráulicos.

Restaurar el suelo de una casa vieja suele ser costoso porque muchas veces hay que reparar las baldosas o placas de madera de una en una, pulirlas y abrillantarlas. Sin embargo, el resultado será espectacular.

? Te puede interesar: Los tipos de suelos para casas más utilizados

Pica las paredes

Muchas casas viejas tienen paredes de piedra que puedes dejar caravista para dar un toque único a tu comedor, a tu baño, a tu cocina o a tu dormitorio. Los muros irregulares y los pilares también tienen cierto encanto: en lugar de ocultarlos, dales protagonismo.

Aprovecha el grosor de los muros

En las casas viejas la separación entre estancias solía hacerse con muros anchos. Una buena idea para sacar partido a estos elementos es construir armarios o estanterías empotrados e integrados en la propia pared. Los armarios de obra son una buena alternativa de almacenaje, por ejemplo, para la cocina.

Restaura la chimenea

Limpiar o restaurar la chimenea no es un trabajo costoso cuando reformamos una casa vieja. Este elemento, además de ser funcional, también puede ser decorativo y aportar personalidad a tu vivienda.

Baños minimalistas

Al reformar el baño de una casa vieja te aconsejamos optar por un estilo minimalista y moderno que, aunque rompa con el resto de la estética de la casa, sea cómodo para ti. Aun así, siempre puedes apostar introducir elementos como una bañera exenta con patas esculturales o un tocador de madera restaurado.

Restaura terrazas y balcones

Los balcones y las terrazas te darán un espacio extra de ocio y relax. Evidentemente, el primer paso será revisar su estructura y materiales. Después, puedes modernizarlos y acondicionarlos añadiendo techo, plantas, muebles, luces, una estufa, etc.

Antes de reformar una casa vieja debes hacer una revisión completa para saber en qué estado se encuentra la estructura, las paredes, las humedades o las cañerías. Saber las condiciones de la casa será fundamental para sacar todo su potencial y hacer un presupuesto ajustado.

¿Nuestro consejo? Contrata los servicios de profesionales de una empresa de reformas en Valencia como Geteco. Te asesoraremos durante todo el proceso. ¡Llámanos sin compromiso!