Ideas para aprovechar buhardillas muy bajas

Si tienes la suerte de tener una buhardilla o si, directamente, vives en una, sabes perfectamente por qué estos espacios tienen tanto encanto.

Las buhardillas tienen una posición estratégica en los edificios que les confiere muchas posibilidades funcionales y decorativas. De hecho, una de sus grandes ventajas es su versatilidad: gracias a sus peculiares techos, su luminosidad, su estructura y su ubicación, un tanto alejada del resto de la casa, pueden darnos mucho juego y convertirse en rincones diáfanos que podemos utilizar como taller, despacho, dormitorio, cuarto de invitados, biblioteca o sala de juegos.

7 claves para aprovechar una buhardilla baja

A pesar de su enorme potencial, muchas buhardillas no están bien aprovechadas y conviene hacer una reforma para sacarles el máximo partido.

Algunos consejos que debes tener en cuenta al reformar una buhardilla y convertirla en espacio útil e, incluso, en una pequeña vivienda independiente, son:

  • Comprueba que tiene la altura de paso mínima exigida (entre los 2,10 y los 2,50 metros).

 

  • Mejora el aislamiento. Las buhardillas deben ser espacios confortables porque, debido a su ubicación, soportan más frío en invierno y más calor en verano. El aislamiento térmico en ellas es especialmente importante y debe hacerse, tanto desde el exterior como desde su interior, sobre todo si tienes una buhardilla con terraza. Si acondicionas bien la estancia, podrás disfrutarla en todas las épocas del año.

 

  • Revisa el estado de las instalaciones. Muchas buhardillas de edificios antiguos se han utilizado durante años como espacios de almacenaje o cuartos de herramientas, y no cuentan con electricidad o fontanería. Si este es tu caso, para aprovechar tu buhardilla tendrás que revisar o cambiar la instalación eléctrica y las tuberías de agua.

 

  • Estudia todas las opciones de iluminación. Las buhardillas suelen tener ventanas o claraboyas en el techo. Si decides ampliar la iluminación natural colocando más ventanas en la parte inclinada del tejado, deben estar perfectamente aisladas para evitar pérdidas de calor o goteras, por lo que debes dejarte aconsejar siempre por profesionales de las reformas.

 

  • Define bien los espacios. Para aprovechar una buhardilla muy baja es fundamental planificar la distribución del espacio en función de su tamaño y del uso que quieras darle. Dejar las vigas de madera a la vista es una buena idea para decorar buhardillas rústicas, mientras que, si quieres un toque más industrial, puedes optar por distribuir el espacio con paneles de cartón yeso o con perfilerías de aluminio y cristal que te permitirán aprovechar la luz. Las paredes de pavés también son una buena idea para aprovechar la luz en una buhardilla muy baja.

 

  • Elige un pavimento que aporte calidez. Los suelos de madera pueden aportar una sensación de calidez a nuestra buhardilla y nos ayudarán a sacarle el máximo partido estético y funcional. Los pavimentos laminados también son una buena alternativa si estás pensando en reformar tu buhardilla.

 

  • Adapta el mobiliario al espacio. Las buhardillas modernas no siempre son fáciles de amueblar porque la irregularidad de sus techos limita el espacio. La clave para aprovechar una buhardilla baja es adaptar el mobiliario a la forma de la pared y optar por tonos claros, tanto en paredes como en muebles. Si lo deseas, puedes resaltar una de las paredes con papel pintado y usar un tono suave para el resto.

Cómo decorar una buhardilla con poco dinero: ideas y consejos prácticos

A veces, para crear buhardillas con encanto no es necesario hacer una gran inversión. La clave es distribuir correctamente los muebles teniendo en cuenta la inclinación del techo.

Los muebles de almacenamiento y las pequeñas estanterías son fundamentales para decorar una buhardilla con techos bajos. Deben ubicarse en la parte con los techos más bajos, dejando las zonas altas para nuestras actividades habituales. Cuanto más sencillos sean los muebles, mejor. Nuestro consejo es diseñar estanterías a medida para aprovechar cada rincón de tu buhardilla.

Otro de los consejos que te ayudarán a saber cómo decorar una buhardilla de techos bajos es optar por colores claros o pastel en las paredes. Estos tonos reflejan la luz y crean sensación de amplitud. Un truco para unificar asimetrías es pintar las paredes y el techo del mismo color.

Respecto al estilo de decoración, te recomendamos que el rústico o natural, una combinación con la que conseguirás buenos resultados.

En los muebles, lo ideal para aprovechar las buhardillas con techos bajos es optar por maderas en tonos claros.

Respecto a los accesorios decorativos, puedes jugar con materiales naturales en alfombras, tejidos (almohadas, fundas de sofá, etc.) y muebles. El ratán, el mimbre o el bambú pueden ser tus aliados.

Las plantas naturales tampoco pueden faltar en la decoración de tu buhardilla. Colocar cestos, jarrones o flores en esquinas estratégicas te ayudará a conseguir la buhardilla con el encanto que quieres.

¿Estás pensando en reformar tu buhardilla para sacarle el máximo partido? Contacta con GETECO. Somos una empresa especializada en las reformas en Valencia y tenemos las claves para construir y aprovechar buhardillas muy bajas.