Decoración rústica: principios básicos para apostar por ella

La decoración rústica ya no exclusiva de las casas de campo, y cada vez se extiende más en entornos urbanos. De hecho, ha sido uno de los must have del 2018 y promete seguir siendo una de las tendencias en decoración durante el próximo año.

Los secretos de la decoración de casas rústicas

La decoración rústica moderna va mucho más allá de los tonos amarillos y marrones, los fardos de leña “amontonados” en la puerta, o las referencias continuas a la vida campestre bucólica. De hecho, y aunque en origen esta tendencia decorativa sugiere una vuelta a lo tradicional en todos los sentidos, también ofrece múltiples posibilidades y combinaciones mucho más actuales en torno a dos ideas generales:

  • Convertir cada estancia en un espacio único y acogedor.
  • Mostrar los materiales tal cual son, completamente naturales y sin artificios.

Uno de los sellos por excelencia de la decoración rústica es la madera, presente en techos, suelos y, por supuesto, en muebles. Pero no sólo ella. La ornamentación vegetal también se ha convertido en un elemento clave en los interiores de las casas rústicas, tanto en vestíbulos como en estancias principales. Conseguirlo no es complicado y está al alcance de todos: los centros vegetales en particular, y los floreros en general, son sinónimo de lo natural y de la vuelta a la vida al aire libre.

¿Y qué decir del textil? Cojines, alfombras, cortinas o fundas para sofás y sillas tienen el potencial de transmitir esa sensación de calidez tan representativa de los ambientes rústicos. El estilo persa, más recargado y de tonos amarillos y rojos, es un clásico; como lo son los cuadros para manteles y cocinas habituales en las cocinas “de toda la vida”. Arpilleras, linos y fibras también son materiales a medio camino entre lo funcional y lo decorativo que se adaptan muy bien a las tendencias de decoración rústica.

Cocinas farmhouse, estilo vintage y otros elementos de la decoración rústica para interiores

  • Las cocinas farmhouse son uno de los principales puntos fuertes de la decoración rústica de interiores. Estas cocinas, una especie de reinvindicación de lo “campestre”, suelen utilizar colores claros, crudos y neutros, y facilitan la convivencia entre muebles de madera y de forja. Otros elementos naturales, como por ejemplo la piedra, también tienen presencia en las cocinas farmhouse o de look granjero aunque de forma más esporádica. Un ejemplo en este caso serían las encimeras. Los muebles envejecidos, los suelos de barro, las alacenas, las baldas y las mesas de trabajo antiguas también son muy típicos de la decoración rústica.
  • El aumento de baldosas hidráulicas delata la vigencia del estilo rústico a día de hoy. Aunque la decoración rústica también incorpora otros materiales como piedra, pinturas ecológicas y baldosas blancas en aseos y cuartos de baño, cada vez son más las personas que se decantan por las baldosas hidráulicas con motivos geométricos decorativas y artesanales. Estas baldosas son de cemento pigmentado y se fabrican comprimiéndolas en prensas hidráulicas, así que son muy resistentes y pueden usarse tanto en exteriores como en interiores. Es precisamente esta resistencia la que ha hecho que, en muchas reformas en pisos y viviendas, los propietarios hayan decidido mantener y restaurarlas con el objetivo mantener un toque vintage y rústico.
  • ¿Quién puede imaginar una casa de campo sin chimenea? Si pensamos en una vivienda decorada de manera acogedora y cálida, la chimenea puede ofrecernos un espacio alrededor del cual se organizan las reuniones familiares. Por eso es una de las “estrellas” de la decoración rústica.
  • Parte de la esencia de la decoración rústica se encuentra en las líneas clásicas, que no sencillas, capaces de transmitir la magia del mundo rural y de la naturaleza en muebles de madera y hierro, un material que podemos ver tanto en cabeceros de camas como en mesas auxiliares, marcos de espejos, percheros o lámparas.

Por último, nunca olvides que el estilo rústico se caracteriza por la unión de elementos acogedores, casuales y confortables, y que para conseguir la perfecta armonía entre todos ellos cada pequeño detalle cuenta: botes de galletas, tarteras, viejos aperos de labranza convertidos en elementos decorativos, antiguos muebles recuperados, fuentes con fruta,...todos ellos encajan dentro de un escenario en el que lo vintage es lo protagonista.

Si te gusta la decoración rústica, apunta estos consejos y crearás un ambiente cercano y acogedor para ti y para los tuyos. Desde Geteco te ayudamos en cualquier tipo de reforma integral de tu hogar, así como de la decoración. ¡Contáctanos!