¿Cuánto cuesta reformar un piso?

Aunque en la actualidad tenemos acceso a muchas ideas inspiracionales, para saber cuánto cuesta reformar un piso realmente debemos tener en cuenta variables objetivas como el tipo de reforma que haremos o los materiales que usaremos. De esta forma es más sencillo solicitar presupuestos que se ajusten a lo que necesitamos.

Anteriormente, hemos tratado el tema de cuánto cuesta reformar una casa desde un punto de vista más enfocado a elección de calidades, diseños o materiales, pero en este artículo nos centraremos en la parte del proceso y toma de decisiones.

 

Reforma integral vs. Reforma parcial

El primer paso para calcular cuánto cuesta reformar un piso es dimensionar la obra y marcar el tipo de acabados, materiales y calidades. Si el tiempo es un factor importante también puede determinar el precio final.

Por norma general las reformas integrales incluyen: cambiar suelos, tuberías e instalación eléctrica, pintar, sustituir ventanas y puertas, e incluso redistribuir el espacio poniendo o quitando tabiques. Si decidimos únicamente pintar o cambiar una instalación (por ejemplo, de fontanería) estamos ante una reforma parcial más sencilla y, por lo tanto, más barata.

Tener esto claro antes de empezar no sólo es importante para saber cuánto cuesta reformar un piso sino también para saber a qué profesionales dirigirnos. Si queremos una reforma integral podemos hablar con una empresa especializada que gestione todos los permisos y subcontrate a terceros; si se trata de una reforma parcial, podemos contactar con una empresa especializada en un trabajo concreto.

 

Tipos de reformas y permisos que necesitas

 

  • Reformas de acabados

Estas reformas se hacen cuando se quiere pintar o reformar completamente una estancia (reformas de salón, baño y cocina son los más habituales) o cambiar toda la instalación eléctrica, de fontanería, etc. Este tipo de obra no requiere permisos especiales, sólo un “Comunicado de obra”.

  • Reformas de distribución

En muchas reformas integrales se redistribuyen espacios con la eliminación o cambio de tabiques. En este caso se deberá realizar un proyecto que cumpla con el Código Técnico de Edificación (CTE) para conseguir una licencia de obra del Ayuntamiento.

 

Reforma estructural cocina y salon

 Imagen: pixabay.com

 

  • Reformas estructurales

Los cambios en paredes, vigas, pilares o columnas requieren de la intervención de un arquitecto para firmar el proyecto y una serie de permisos especiales. Al ser el proyecto es más caro el precio de la reforma también aumenta.


¿Qué elementos definen cuánto cuesta reformar un piso?

 

  • Dimensión de la obra. Es decir, si se trata de una reforma parcial o integral y si implica modificaciones de distribución o cambios estructurales.
  • Calidad de los materiales. Es determinante para saber cuánto cuesta reformar un piso. Si éstos tienen sellos o distintivos de calidad el precio será mayor aunque siempre tenemos la garantía de utilizar materiales de primera.
  • Ubicación. La zona donde se va a realizar la reforma puede influir en el coste por el transporte de materiales o de personal.
  • Tiempo. A mayor reforma, más tiempo invertido y más gasto.
  • Ayudas y subvenciones. Algunas comunidades autónomas y Ayuntamientos ofrecen ayudas y subvenciones para reformar y rehabilitar viviendas. Antes de empezar con la tuya infórmate para tener una idea más acertada de cuánto costará reformar tu piso.

 

7 consejos para controlar el coste de la reforma de un piso

 

  1. Ten claro lo que quieres, lo que necesitas y qué esperas conseguir. Anota cualquier detalle por pequeño que sea: al final todo suma a la hora de pedir un presupuesto detallado.

  2. Calcula tu presupuesto online. En Internet existen herramientas que pueden orientarte sobre cuánto cuesta reformar un piso y servirte como base para solicitar un presupuesto.

  3. Infórmate sobre materiales y precios. Tipos de suelos, griferías, muebles de cocina, electrodomésticos… Muchas calculadoras de reformas incluyen estas variables pero no está de más informarte por tu cuenta.

  4. Solicita varios presupuestos. Incluye en ellos toda la información sobre qué quieres reformar, tipo de materiales, tiempos, etc. Cuantos más datos reflejes más detallado será el presupuesto.

  5. Compara presupuestos y elige un profesional. Como ya sabes, la diferencia no sólo la marca el precio: la cantidad de servicios, la confianza y la calidad son muy importantes en una reforma que implica tiempo y una considerable inversión económica.

  6. Infórmate sobre tramitaciones de permisos y licencias. Si va a gestionarlo la empresa irán incluidas en el presupuesto. Si no, puedes solicitarlas tu mismo. No es complicado ni caro pero saber cómo hacerlo te ahorrará mucho tiempo.

  7. Firma un contrato de obra. Por supuesto siempre pueden surgir imprevistos, pero saber qué contiene explícitamente el contrato para ahorrarte malentendidos. En este mismo documento también pueden exponerse los tiempos aproximados de inicio y finalización de la reforma para tranquilidad del cliente.

 

Y para acabar, dos pequeños apuntes sobre tu actitud cuando planifiques una reforma:

 

  • No tengas miedo a decir lo que piensas: una reforma es algo personal y el resultado debe ser acorde con lo que has pedido y el precio final.
  • Ármate de paciencia: planificar bien una reforma integral requiere tiempo y ante la aparición de imprevistos es positivo que un profesional dedique esfuerzos para encontrar la mejor solución.

 

Sin embargo, si después de todo lo que te hemos contado te queda alguna duda, no dudes en pedir presupuesto sin ningún tipo de compromiso. ¡Te atenderemos y responderemos tus cuestiones encantados!