Cómo pintar azulejos para la cocina paso a paso

Pintar los azulejos de la cocina es una alternativa fácil y rápida para cambiar de estilo o para hacer un "lavado de imagen" sin tener que hacer obras ni invertir mucho dinero. 

¿Qué tipo de esmalte debo elegir para pintar los azulejos de la cocina?

Las cocinas son una de las estancias de la casa más húmedas y, debido a su uso, también son una de las que más higiene requieren.

Por eso, a la hora de pintar los azulejos de tu cocina, no puedes utilizar una pintura decorativa "normal". Debes emplear un producto específico, concretamente un esmalte. De esta forma, conseguirás una mayor adherencia, elasticidad y un acabado uniforme, es decir, sin marcas de rodillo o de brolla.

Además, los esmaltes son resistentes a la humedad y lavables, así que son perfectos para pintar los azulejos de la cocina.

Los esmaltes para pintar azulejos pueden ser:

  • Esmaltes acrílicos (con base de agua). Su acabado no es excesivamente brillante, lo que ayuda a disimular imperfecciones en las superficies. Este tipo de esmalte es resistente a las manchas, y puede lavarse con agua y con jabón.
  • Esmaltes sintéticos (con base de aceite). Su acabado es muy brillante. Este tipo de esmalte es muy resistente, pero con el tiempo suele amarillear. Para limpiarlo debes utilizar productos específicos como aguarrás o disolvente.

Respecto al color, lo ideal es que, para pintar los azulejos de tu cocina, elijas un tono claro, más luminoso. Aún así, los esmaltes para azulejos están disponibles en todo tipo de tonalidades y colores, y la elección dependerá de tu estilo y del efecto que quieras conseguir.

Te puede interesar: Cómo reformar una cocina con poco dinero

Antes de pintar los azulejos de tu cocina, también debes pensar cómo vas a hacerlo. Algunas ideas son:

  • Monocolor. Es decir, todos los azulejos del mismo color.
  • Figuras geométricas. Crear diseños geométricos en la pared, combinando líneas sencillas y formas abstractas de color con fondo blanco, te ayudará a conseguir resultados llamativos y decorativos.
  • Diseños stencil. La técnica del stencil (o estarcido) permite hacer diseños muy elaborados utilizando plantillas.
  • Acabados imperfectos. Puedes optar por dibujar formas libres, trazos con diferentes intensidades e incluso de varios colores de una misma gama. ¿El resultado? Unos azulejos de cocina que encajarán con estilos decorativos como el vintage, el rústico y el wabi sabi.
  • Pinta únicamente aquellos azulejos manchados o dañados. Se trata de una alternativa sencilla y rápida, cuyos resultados pueden ser muy interesantes.

Cómo pintar azulejos de cocina: pasos y trucos 

Paso 1. Limpia la superficie

Antes de aplicar el esmalte, la superficie, es decir, los azulejos, deben estar limpios, sin restos de grasa.

Para conseguir un mejor resultado, utiliza agua, un jabón, un producto desengrasante y un estropajo.

Paso 2. Retira elementos y cubre aquellas partes que no quieras pintar 

Lo ideal es dejar las paredes de la cocina totalmente liberadas, aunque no siempre es fácil. También es importante proteger aquellos elementos que no puedas retirar (muebles o estanterías, tuberías, encimeras, grifos, etc.) con papel, plástico y cinta de pintor. 

Paso 3. Primera capa de imprimación

Esta fase no siempre es necesaria (algunos esmaltes para azulejos no necesitan imprimación), pero es recomendable para conseguir mejores resultados. El objetivo es que la adherencia del producto al azulejo sea máxima.

Aplica una o dos capas de este producto, con brocha o con rodillo, y deja secar para comprobar los resultados.

Al realizar este paso, comprueba que, al pasar el rodillo, las juntas se cubren bien. Piensa que algunos azulejos son más rústicos o tienen mucho relieve, y es posible que el rodillo no llegue a las juntas. De ser así, te recomendamos pintarlas previamente con una brocha. Puedes usar esta misma brocha para pintar alrededor de elementos fijos a la pared, como por ejemplo grifos o enchufes.

Otro consejo interesante: si los azulejos que quieres pintar son oscuros y vas a aplicarles un esmalte claro, la imprimación debe ser blanca. De esta forma, después tendrás que dar menos capas de esmalte para conseguir resultados óptimos. 

Paso 4. Pinta los azulejos de la cocina 

Cuando se haya secado el fijador, aplica una capa de esmalte con la ayuda de un rodillo de espuma. Puedes poner una o dos capas, aunque es fundamental respetar los tiempos de secado entre la primera y la segunda (normalmente, 24 horas). Te recomendamos realizar pasadas verticales, una vez y sin cruzar el rodillo para conseguir mejores resultados. 

Paso 5. Retira plásticos, limpia la pintura y repasa las juntas

Aunque los colores homogéneos son una buena alternativa para pintar los azulejos de la cocina, lo cierto es que también puedes optar por remarcar las juntas. Nuestra recomendación es usar un marcador de juntas (el producto se vende en un formato similar a un rotulador), aunque tendrás que esperar a que la pared esté seca. Podrás aplicar varias capas hasta conseguir que las líneas estén perfectamente definidas.

¿Estás pensando en hacer “un cambio de imagen” en tu vivienda? Contacta con Geteco. Somos tu empresa de reformas en Valencia y además ofrecemos servicios de interiorismo y decoración.