¿Cómo lo hacemos? Reforma Centro Histórico

Nos planteamos el reto de mejorar la habitabilidad de una vivienda de estilo modernista en el centro de Valencia, llevando a cabo diversas tareas encaminadas a optimizar la eficiencia energética de la misma.


Nuestro cliente nos solicita proyectar una instalación de clima por conductos y estudiar la mejora del aislamiento termoacústico de las estancias interiores de la vivienda, actualmente resueltas con un tabique simple de 10 cm de espesor. También se contempla la restauración de todas las puertas de paso de la vivienda (lijado, masillado y lacado de las mismas, incluyendo el cambio de los herrajes), y la instalación de nuevos armarios empotrados. Por último se renuevan todas las estancias aplicando pintura decorativa a la vivienda, respetando las molduras originales de los techos.

 

ANÁLISIS, ESTUDIO Y EJECUCIÓN


En nuestra primera visita, y tras recabar información sobre todas las necesidades que se nos planteaban, comenzamos a analizar y estudiar diferentes soluciones para mejorar el acondicionamiento de la vivienda.


Definimos trasdosados a base de placa de yeso laminado con aislamiento interior formado por manto de fibras minerales, en las fachadas de las habitaciones recayentes a los patios de luces. De esta manera generábamos un muro de fachada al uso, constituido por una hoja externa, un aislamiento y una hoja interna.


Completamos el acondicionamiento, con el montaje de nuevas ventanas, en aluminio lacado, con rotura de puente térmico, y doble vidrio laminado.

Así mismo, se estudió la distribución de la vivienda para llevar a cabo la instalación de clima, tratando de buscar el mejor rendimiento para el equipo proyectado. Queríamos climatizar todas las estancias a excepción de cocina y cuartos de baño, dando como resultado el presente esquema.

La presente distribución de conductos, nos permitía minimizar el impacto en cuanto a obra se refiere, ya que únicamente se hace necesaria la ejecución de nuevos falsos techos en las zonas de pasillos, hall y baño 1. En el resto de estancias se ejecutaron las embocaduras en pared, a excepción de la habitación 3, en la que se ejecuta la embocadura en techo, por razones de diseño y funcionalidad.


La altura original de los falsos techos existentes en las habitaciones 3 y 4 nos permiten llevar las canalizaciones de clima sobre ellos, sin necesidad de demolerlos. La unidad exterior, por su parte, se ubicará en la terraza del edificio, en un lugar habilitado para ella.

 

Mención aparte merecerá la restauración de las carpinterías de la vivienda. Se trata de un trabajo delicado, que puede tener varios grados de actuación. En nuestro caso, optamos por una renovación consistente en el desmontaje de las carpinterías, y la realización de un lijado a mano de todas ellas (determinadas zonas de las carpinterías se consideran demasiado delicadas como para utilizar maquinas más abrasivas).


Posteriormente se procede a un masillado de todas las faltas que se detecten en cada hoja (arañazos, golpes, grietas, roturas, etc.) y la reparación de aquellas piezas que se encuentran deterioradas. Se finaliza el proceso con el lacado de todas las puertas en taller. Como resultado obtenemos la esencia de la carpintería antigua, rejuvenecida.


Apuntar además, que mediante la sustitución de los vidrios y los herrajes (bisagras, manivelas), se consigue dar un aspecto totalmente renovado a las puertas, cuyos resultados pueden observarse a continuación.

En esencia, finalizando con la pintura, y añadiendo los detalles de la ejecución de armarios completos, con frentes lacados en blanco, lo que conseguimos tras modificar varios aspectos de la vivienda, es cambiarle la cara a la misma, y, sobre todo, conseguir mejorar notablemente en cuanto a confort y eficiencia.

Os invitamos a visitar la galería de imágenes de esta reforma integral en el siguiente link: Proyecto reforma Centro Histórico