Cómo hacer un vestidor en una habitación

Los vestidores son estancias destinadas a guardar nuestra ropa y complementos. Situados junto al dormitorio, los hay pequeños, grandes, de paso o con baño integrado y, siempre nos ofrecen muchas ventajas.

La primera es su amplitud. ¿Por qué? Porque tener nuestra ropa y accesorios fuera de la habitación nos permite tener más espacio al eliminar muebles como armarios, cómodas y cajoneras.

Los vestidores también son versátiles. Y es que, a diferencia de los armarios convencionales, un vestidor puede personalizarse según nuestro vestuario y nuestras necesidades.

Por ejemplo, si tenemos muchos zapatos, es posible crear una zona solo para ellos. Y si, además de la ropa, en el vestidor queremos guardar sábanas, toallas o accesorios, podemos apostar por una distribución modular con diferentes secciones independientes de cajones y baldas.

Otras ventajas de los vestidores frente a los armarios son:

  • Son económicos porque no incluyen puertas (su precio es similar al de un armario empotrado).
  • Resultan cómodos para vestirse porque tenemos toda la ropa a la vista.
  • Pueden integrarse prácticamente en cualquier habitación, incluso en dormitorios pequeños.
  • Podemos organizar nuestra ropa y complementos por colores, por temporada, etc.
  • Nos permiten economizar el espacio y mantener el orden.
  • Revalorizan la vivienda, tanto en caso de alquiler como de venta.

Cómo hacer un vestidor dentro de una habitación en 4 pasos

¿Has soñado como tener un vestidor en tu habitación pero crees que no todo el mundo se lo puede permitir?

Si estás pensando en cómo hacer un vestidor dentro de tu dormitorio, te animamos a desterrar la idea de que se trata de un lujo, a valorar sus beneficios y a ponerte manos a la obra.

Los pasos que debes seguir para diseñar un vestidor para tu habitación son:

Separación del espacio

Para empezar, debes elegir entre vestidor abierto o cerrado.

En el primer caso, ganarás espacio y el vestidor quedará integrado como un elemento decorativo más de la habitación.

Los vestidores cerrados, por su parte, ayudan a mantener la intimidad y evitan la entrada en polvo en la ropa. Para hacer un vestidor cerrado dentro de una habitación pequeña, lo ideal es elegir puertas correderas.

Habitualmente, se levanta un tabique con yeso laminado para separar la habitación de esta nueva zona.

Aunque podemos hacer las divisiones internas en este mismo material, para los organizadores (armarios, estanterías, cajoneras…) suelen elegirse módulos prefabricados de madera.

Los vestidores abiertos (que son la mayoría) pueden separarse visualmente del resto de la habitación colocando un suelo distinto. La tarima y la moqueta son las opciones más habituales porque transmiten calidez, aunque también puedes optar por vestir el suelo con alfombras.

Distribución del interior del vestidor

La distribución interna del vestidor depende del espacio disponible (altura, anchura y profundidad).

Para hacer un vestidor en una habitación pequeña conviene que este tenga forma lineal. Esto quiere decir que todos los organizadores quedarán alineados en una misma pared, dejando el resto de la zona libre para vestirse y moverse con comodidad.

En habitaciones en las que podamos darle más de espacio al vestidor (a partir de 5m²), podemos optar por añadir organizadores a ambos lados (dejando un pasillo “central”) y colocar un espejo de cuerpo al fondo.

Por último, cuando el espacio para el vestidor es superior a 10 m², la mejor opción es distribuirlo en forma de L o U, colocando los organizadores en la pared frontal y en las paredes laterales. En la pared restante, puedes poner una isla central o un tocador con espejo.

Diseño de la iluminación

Una vez tengas claro cómo será el vestidor de tu habitación, debes centrarte en la iluminación. Conviene planificarla antes de hacer obras, por es interesante valorar algunas cosas antes.

Lo principal es que tengas luz en cualquier rincón para evitar sombras indeseables e incómodas.

Una buena idea es combinar la luz general con focos de luz puntual. La luz general se suele crear mediante una lámpara cenital o en techo de luz clara. En los organizadores, puedes colocar focos downlight LED encima de cada cuerpo o módulo.

Si quieres, puedes completar la iluminación de tu vestidor con focos adhesivos o imantados, que no necesitan instalación eléctrica (funcionan con baterías o pilas) y aportan una luz más cálida.

En espejos y tocadores puedes colocar luces tipo camerino.

Añade módulos, cajones, baldas y otros elementos de organización

Para diseñar el vestidor ideal debes analizar tus necesidades reales de organización. Por ejemplo, si en tu vestuario hay muchas chaquetas y camisas, quizá te convenga añadir más barras que cajoneras o baldas.

Entre los diferentes elementos que puedes añadir destacamos armarios abiertos, baldas, estantes, cajoneras, colgadores abatibles, elevadores de ropero, corbateros o zapateros.

Los vestidores amplios también pueden equiparse con muebles auxiliares como butacas, tocadores, divanes o baúles.


Si quieres más detalles sobre cómo hacer un vestidor en una habitación, contacta con nosotros. En GETECO somos especialistas en interiorismo y te ofreceremos soluciones a medida. Llámanos.