Cómo elegir una empresa para una obra nueva

En el año 2013 cerca del 60% de las viviendas unifamiliares se construían gracias a esta fórmula en la que un particular se convierte en promotor de su propia casa o piso de obra nueva. Los datos actuales son inferiores, pero están por encima del 40%.

¿Qué conlleva la autopromoción de tu vivienda?

La autopromoción de viviendas requiere un importante esfuerzo. Por una parte, el particular debe tomar la decisión y, después, seguir una serie de pasos que incluyen elegir el tipo de vivienda, buscar un terreno en el que construirla, contratar un proyecto arquitectónico, contratar una empresa de obra que lo desarrolle desde cero y supervisar la construcción.

El proceso es largo, pero también gratificante, pues el resultado final es una casa de obra nueva que se ajusta de forma precisa a nuestros gustos y necesidades a "precio de coste". Además, puesto que la promoción de la vivienda propia no está considerada una actividad empresarial, no es necesario crear una sociedad y el particular asumirá cargas fiscales relativamente bajas. En cualquier caso, el coste de las casas de obra nueva siempre debe ser inferior en comparación a una casa de la mismas características realizada por un constructor privado.

Convertirse en autopromotor no es un "camino de rosas". Tres pasos tienen la clave del éxito:

  • Buscar un terreno o una parcela que se ajuste a lo que necesitamos por ubicación, precio, tipo de suelo, etc.
  • Encontrar un arquitecto que nos ayude a obtener un diseño óptimo y viable, tanto a nivel estético como funcional respetando la normativa vigente.
  • Contratar una empresa para la obra que pueda asumir el proyecto desde cero, lo que incluye el proceso que va desde levantar los cimientos hasta la entrega de llaves

Pero, ¿cómo puedes saber a qué empresa de obras contratar? ¿Qué requisitos debe cumplir? ¿Debes pedir varios presupuestos? ¿Qué aspectos priorizar a la hora de contratar una empresa de obra para construir mi casa?

Consejos básicos para contratar una empresa para una obra nueva

En primer lugar, debes tener claro cuál es el presupuesto de la vivienda que quieres construir. En él debes incluir el precio del terreno, los honorarios del arquitecto, el precio de los trámites administrativos y, por supuesto, el precio de los servicios de la empresa de obras.

Nuestro consejo es que consultes varios presupuestos antes de contratar una empresa para hacer una obra nueva. En Internet encontrarás muchas opciones que te ayudarán a hacerte una idea. Después, te aconsejamos entrevistarte para ver cuál es su funcionamiento. Piensa que les confías mucho. En esta entrevista puede acompañarte el arquitecto a modo de asesor.

Antes de contratar te aconsejamos que compruebes las referencias de los profesionales que se van a hacer cargo de tu proyecto, que te asegures de que la empresa cumple con toda la normativa vigente como en nuestro caso (posee seguro de responsabilidad civil, cumple con la ley de prevención de riesgos laborales, sus trabajadores están dados de alta en la Seguridad Social, etc.), y que revises su sistema de cobro.

¿Qué valorar al contratar a una empresa de obras?

Que sea una empresa local 

Si la empresa está a un radio inferior a 50 km se reducirán costes de transporte del personal y de maquinaria y herramientas. Los constructores locales también conocen almacenes de material en la zona porque trabajan habitualmente con ellos, así que podrán conseguir precios más baratos. De esta forma también te aseguras que el jefe de obra la visite de manera regular para valorar los avances, y para garantizar el buen rendimiento y la seguridad de los trabajadores.

Que la empresa tenga experiencia

Normalmente, cuando las empresas tienen experiencia en un sector, ellos mismos facilitan la comprobación de su fiabilidad e información sobre obras que han realizado. Para ti, como autopromotor y propietario, esta es una buena forma de evaluar el trabajo de la constructora. Para el arquitecto, esta visita y una posterior reunión servirá para evaluar la capacidad técnica de la empresa de obra, su capacidad de implicarse en el proyecto y su volumen de trabajo.

Que ofrezca presupuestos abiertos

El precio que ofrece una empresa de obras es importante, sobre todo si está por encima o por debajo de la media. Conviene que el presupuesto sea detallado y que en él no solo se especifiquen los costes de materiales y mano de obra, sino también los compromisos de la constructora y la planificación del proyecto en tiempo.

En este punto se puede optar por firmar un contrato de llaves en mano o un contrato sin precio cerrado. El contrato en llave en mano permite fijar un precio del coste total de la obra, mientras que el segundo requiere un especial esfuerzo por parte del arquitecto, quien debe detallar al máximo el proyecto técnico. De no ser así, cualquier aspecto será considerado extraordinario y aumentará el precio final de la obra.

¿Cuál es la mejor opción? Depende de cada caso. El problema de los presupuestos cerrados es que no tendrás libertad para cambiar materiales o tomar decisiones durante el proyecto. El problema de los presupuestos no cerrados es que puede darse una desviación entre el coste presupuestado y final si no cuentas con asesoramiento técnico experto.

Que ofrezca un servicio integral

Para terminar, al contratar una empresa para una obra nueva has de saber si ofrece todos los servicios profesionales que necesitaremos (fontanería, carpintería, albañilería, electricistas, pintores, instaladores de climatización, etc.). Está claro que un particular puede encargarse de elegir a cada uno de los profesionales, pero hacerlo de forma global nos ayudará a ahorrar tiempo y dinero. Además, también asegurará que los profesionales trabajan de manera coordinada.

En Geteco te ofrecemos servicios de reformas integrales en Valencia. También realizamos proyectos de casas de obra nueva, garantizándote el mejor de los resultados. Contacta con nosotros y pídenos presupuesto sin compromiso.