Cómo conseguir una cocina de alto standing con tu reforma

La funcionalidad, la ergonomía y la optimización del espacio son tres objetivos fundamentales cuando reformamos una cocina.

Sin embargo, si queremos una cocina de alto standing, también tendremos que prestar atención a otros detalles que, aunque pasen desapercibidos, marcarán la diferencia. Estos detalles están relacionados con el mobiliario, los materiales, la equipación o los acabados elegidos.

Características de las cocinas de alto standing: personalización, durabilidad y eficiencia

Las cocinas de alto standing se caracterizan por ajustarse al estilo de vida, los gustos y necesidades de quienes la utilizarán. Por eso su diseño, aunque personalizado, suele ser versátil y funcional.

De la misma forma, se trata de cocinas únicas que, debido a la calidad de los materiales utilizados, apuestan por la durabilidad y son atemporales: no pasan de moda y se ajustan a estilos decorativos sencillos, como por ejemplo el minimalismo.

Además, en los últimos años las cocinas de alto standing añaden una característica común muy importante: la eficiencia.

Para ser eficientes, los materiales utilizados en la manufactura de este tipo de cocinas son respetuosos con el entorno y cumplen con los más altos estándares de sostenibilidad.

Igualmente, las cocinas de alto standing incorporan tecnología y electrodomésticos de última generación para facilitar el ahorro energético a la vez que aumentan nuestra comodidad.

Cómo conseguir cocinas de alto standing haciendo una pequeña reforma

Aunque es fundamental dotarla de los últimos sistemas de domótica y añadir detalles lujosos, para conseguir una cocina de alto standing no basta con comprar los electrodomésticos de última generación o con añadir objetos de diseño o de gran valor: tenemos que ir un paso más allá combinando los elementos más adecuados.

Los principales aspectos que debes tener en cuenta antes de planificar una reforma de estas características para obtener resultados elegantes y funcionales son:

1. Materiales y acabados

Los materiales pueden marcar la diferencia entre una cocina "normal" y una cocina de lujo.

Lo habitual en las cocinas de alto standing es emplear materiales de gran calidad para conseguir que acabados y estética tengan la misma relevancia en la reforma.

Normalmente, los materiales que se ajustan a este criterio son las maderas nobles, como el pino, la haya o el roble, y las piedras naturales como el granito, la porcelana o el mármol.

2. Distribución del espacio

Luminosidad y sensación de amplitud. Si eres capaz de conseguir ambas cosas, vas por buen camino para transformar una cocina normal en una cocina de alto standing.

El primer paso a la hora de reformar será eliminar cualquier división existente dentro de la estancia.

Para aprovechar mejor el espacio, las cocinas de alto standing suelen estar formadas por una habitación diáfana y una isla central a la que se puede acceder desde los cuatro lados. La elección de esta ubicación no es casual: de esta forma, podemos dar a la isla diferentes usos como zona de trabajo/cocinado, almacenaje o barra.

3. Iluminación

La iluminación es una de las bases para conseguir una cocina de alto standing con tu reforma.

La clave es instalar distintos puntos de luz, dotados con diferente intensidad, para crear ambientes diversos en un mismo espacio.

Lo aconsejable es utilizar una o varias lámparas de gran tamaño en la parte central. Después, puedes reforzar la iluminación con tiras LED en zonas específicas como la encimera o apostar por focos de luz clara sobre la vitrocerámica.

4. Estilo

Las cocinas de alto standing suelen encajar con dos estilos decorativos: clásico y minimalista.

En el primer caso, se utilizan muebles y acabados robustos elaborados con materiales como la madera, la porcelana y el mármol. Además, muchas cocinas de alto standing clásicas incluyen elementos decorativos como cuadros o piezas textiles.

Las cocinas de alto standing de estilo minimalista, por su parte, se distinguen por su sencillez y por la ligereza de sus formas. No suelen tener elementos decorativos ni colores oscuros, y el blanco es la principal tonalidad en muebles, suelos, paredes o techos.

5. Detalles

Se debe prestar especial atención a los tiradores de los cajones y espacios de almacenaje y a las lámparas, ya que no pasarán desapercibidas.

Otro de los detalles más importantes de las cocinas de alto standing es la zona del salpicadero o frontal, que es la pared que está junto a la encimera y que está más expuesta a las manchas y a la humedad.

Uno de los materiales más usados en las cocinas de lujo para revestir esta zona es la cerámica de gran formato, aunque también puedes optar por el cuarzo compactado o por la piedra natural.


¿Estás pensando en reformar tu cocina? Contacta con nosotros.