Cerramientos de cristal para dividir estancias ¿una tendencia al alza?

Los cerramientos de cristal para terrazas, porches o áticos, e incluso para dividir o conectar estancias en el interior de la vivienda, están de moda.

Estos sistemas aportan seguridad a los diferentes espacios de nuestra casa, garantizando un diseño cuidado y la mayor protección.

Generalmente, los cerramientos de cristal para interiores son laminados y se fabrican con vidrio templado, ya que es más resistente. Además, los cristales pueden ser de diferente grosor, adaptándose a las diferentes zonas y condiciones meteorológicas del lugar donde vayan a instalarse.

Los cerramientos de cristal para terrazas o porches también cuentan con sistemas de hojas de cristal abatibles y correderas que facilitan una apertura total hacia el exterior sin ocupar espacio ni entorpecer el paso.

Por otra parte, los perfiles superiores e inferiores de sujeción suelen ser de aluminio y prácticamente "invisibles".

Cerramientos de cristal para interiores: ¿cuáles son sus ventajas?

Cuando tenemos una zona exterior en nuestra vivienda (una terraza, un patio, un porche o un jardín) instalar un cerramiento de cristal nos permite aprovechar el espacio durante todo el año.

Otras de sus ventajas son:

Ahorro energético

Al acristalar un espacio exterior, lo aislamos térmica y acústicamente. De esta forma, cuando llueve o hace frío, podemos permanecer en él sin mojarnos ni pasar frío.

En este sentido, los cerramientos de cristal nos ayudan a reducir el consumo energético en la vivienda: puesto que permiten una mayor entrada de luz y podemos crear espacios aislados, controlar la temperatura en ellos es más fácil.

Según algunos estudios, el ahorro en climatización se sitúa en torno al 10%.

Resultados muy estéticos

Los cerramientos de cristal para interiores ofrecen acabados estéticos, y pueden pasar a formar parte, con su sola instalación, de la decoración de nuestra vivienda u oficina.

En el caso de terrazas en áticos, este tipo de soluciones evitan la preocupación de que se pueda estropear el suelo o la decoración por las inclemencias del tiempo o la meteorología.

Materiales respetuosos con el medioambiente

Los cerramientos de cristal para porches o interiores se fabrican con vidrio y aluminio, dos materiales respetuosos con el medioambiente y 100% reciclables.

Tipos de cerramiento de cristal

Ventanas correderas

Las ventanas correderas son uno de los cerramientos de cristal más comunes.

Normalmente, se instalan en pisos o apartamentos y ofrecen mucha versatilidad a la hora de cerrar espacios exteriores como terrazas.

Su principal ventaja es que permiten utilizar varias hojas, otorgando distintas aperturas para abrir a ambos lados y en distintos sentidos.

Otro de sus beneficios es el ahorro de espacio.

Cerramientos plegables

Este tipo de cerramientos son igual que las ventanas correderas, pero, al abrirse, sus hojas se pliegan unas con otras y quedan recogidas en un lateral.

Además de sus ventajas para grandes espacios, son flexibles, ya que pueden quedar hacia el interior o el exterior.

Puertas correderas de cristal

Son similares a las ventanas correderas, aunque no se pliegan: siguen un único sentido a través de un raíl en el suelo y otro el techo.

Este tipo de cerramientos de cristal suelen utilizarse en accesos que van desde un patio a un jardín o desde un interior a un exterior, favoreciendo la entrada de luz y mejorando las vistas, lo que concede mayor atractivo a nuestra vivienda.

Cortinas de cristal

Las cortinas de cristal son estructuras que no tienen perfil y que se utilizan como cerramientos para porches o terrazas, aunque también puede usarse en interiores y oficinas, facilitando la integración de espacios.

Actualmente, este es el tipo de cerramiento más frecuente, ya que ocupa menos superficie que una pared y ofrece una estética más neutra y minimalista.

Cerramientos deslizantes

Los cerramientos deslizantes son la unión de las cortinas de cristal y los cerramientos plegables.

Aunque en este tipo de sistemas todas las láminas se mueven a través de una guía hasta el extremo de un lado, tienen perfiles integrados para que algunas de ellas puedan fijarse en función de nuestras necesidades.

Mamparas de baño y ducha

Las mamparas son cerramientos de cristal resistentes (en caso de rotura, se fragmentan en pedazos pequeños que no se esparcen por todo el baño) y muy versátiles que nos ayudan a mantener la seguridad y la higiene del baño o la ducha.

 

Instalar cerramientos de cristal en la vivienda aporta muchas ventajas desde el punto de vista funcional y estético.

¿Estás pensando en cerrar tu terraza? ¿Quieres dividir o comunicar estancias, interiores y exteriores, de manera sencilla? ¿Quieres aportar más luz natural a tu casa, a la vez que ahorras energía?

Llámanos. En Geteco somos expertos en interiorismo y reformas integrales en Valencia.