Tipos de ayudas económicas para la rehabilitación de viviendas particulares

2021 ha sido el año de las reformas: tras una larga crisis y una lenta recuperación arrastrada en la última década, con el coronavirus y sus confinamientos muchas personas han decidido mejorar las condiciones de su casa.

También han sido muchos los que han apostado por comprar una vivienda de segunda mano con el objetivo de hacer una reforma.

Uno de los principales objetivos para reformar un piso o una casa es mejorar su eficiencia energética. Generalmente no se trata solo de una cuestión económica: además de reducir nuestras facturas, las viviendas eficientes son menos contaminantes y contribuyen a crear un parque urbano más sostenible y respetuoso con el entorno.

Evidentemente, todas las reformas y rehabilitaciones con este fin suponen una importante inversión de dinero. Por eso, los gobiernos nacionales de la Unión Europea ofrecen subvenciones para ayudar a sufragar este gasto.

En el caso de España, las ayudas económicas para la rehabilitación de viviendas particulares están recogidas en el Plan de Estatal de Vivienda 2018/2021 (ampliado hasta 2022), cuyo objetivo es mejorar la eficiencia energética y la reducción del impacto medioambiental de lo inmobiliario.

Ayudas para mejorar la eficiencia y la sostenibilidad en viviendas particulares

El Plan Estatal de vivienda de España observa la subvención del 100% de las obras en edificios y viviendas particulares siempre que la rehabilitación consiga una reducción suficiente de su gasto en energía no renovable. El límite general es de 1.000 €, ampliable, según el BOE, a 12.000 € para viviendas unifamiliares y a 8.000 € por vivienda en las Comunidades de Propietarios.

Cuando se trata de edificios enteros, la subvención debe ser solicitada por la Comunidad y supondrá un mínimo del 40% de la inversión realizada.

En ambos casos, las ayudas deben destinarse a la rehabilitación de envolventes (fachadas y cubiertas), a la inclusión de calderas comunes de alta eficiencia o a la instalación de placas fotovoltaicas.

De la misma forma, el Plan de ayudas a la rehabilitación de viviendas 2021 ha incluido importantes beneficios fiscales en la próxima declaración de la Renta. Las más importantes son:

  • Deducción del 20% de la reforma si la rehabilitación reduce hasta un 7% la demanda en climatización.
  • Deducción del 40% de la reforma en el IRPF si la reducción energética es del 30% o si consigue una certificación A o B.
  • Deducción del 60% en las Comunidades de Propietarios, siempre que la reforma reduzca un 30% o más el consumo energético no renovable y/o que se consiga una certificación A o B.

Por otra parte, estas ayudas económicas para la rehabilitación de viviendas particulares pueden ser aplicadas total o parcialmente por las Comunidades Autónomas. Por eso, te recomendamos consultar cómo funcionan en tu ciudad o región.

Requisitos para solicitar estas ayudas

La clave para conseguir una de las ayudas económicas para la rehabilitación de viviendas particulares es hacer acciones que mejoren la eficiencia del hogar y reduzcan su demanda energética entre el 20% y el 35%.

Aunque cada Comunidad Autónoma puede añadir condiciones específicas, los requisitos generales para solicitar estas ayudas están vinculados al tipo de edificio que se quiera rehabilitar.

Para viviendas unifamiliares aisladas o pareadas, es necesario acreditar su construcción antes de 1996. Además, la vivienda debe ser el domicilio habitual y permanente del solicitante. También es obligatorio aportar un informe técnico de mejora con fecha anterior a la solicitud de la ayuda.

En el caso de las viviendas comunitarias y los pisos, a estos requisitos se añaden otros dos:

  • Que al menos el 70% de la superficie construida sea sobre rasante.
  • Que al menos el 50% de las viviendas sean utilizadas como domicilio habitual.

Además, es imprescindible que el informe técnico se ajuste a las normas establecidas en la Ley de Propiedad Horizontal.

Otras ayudas económicas para la rehabilitación de viviendas particulares

1. Ayudas a la conservación, mejora de seguridad y accesibilidad

Estas subvenciones tienen como objetivo mejorar la conservación de inmuebles y viviendas, desde la estructura hasta las cubiertas y las fachadas. Dentro de estas ayudas se incluyen aquellas obras para mejorar la accesibilidad en la vivienda, como la construcción de rampas o la instalación de ascensores. También puede subvencionar la instalación de sistemas domóticos con el objetivo de reforzar la seguridad de la casa.

2. Ayudas para la regeneración y renovación urbana y rural

Estas ayudas económicas tienen como objetivo rehabilitar o derribar para construir de nuevo casas en entornos rurales. Los únicos requisitos para solicitarlas son que las nuevas viviendas tengan una calificación energética B o superior y que cumplan con las exigencias actuales del Código Técnico de Edificación.

¿Cuánto dinero puedes recibir con estas ayudas?

El porcentaje de las ayudas económicas para la rehabilitación de viviendas particulares puede cubrir el 75% de la reforma si ganas menos de 3 veces el IPREM o si vives con una persona con discapacidad o mayor de 65 años (en las obras destinadas a mejorar la accesibilidad).

Las cantidades máximas de cada una de estas subvenciones son:

  • Reformas que mejoren la eficiencia energética en casas particulares unifamiliares: hasta 12.000 euros.
  • Reformas que mejoren la eficiencia energética en pisos: hasta 8.000 euros.
  • Obras de conservación: hasta 3.000 euros
  • Mejoras en la accesibilidad: hasta 8.000 euros y 17.000 euros (en función del tipo de intervención y del grado de discapacidad acreditado por el solicitante).