Aprende cómo hacer un cuarto de juegos para niños con estas ideas

Con el confinamiento, hemos pasado más tiempo en casa y hemos repensado nuestras necesidades domésticas.

Como consecuencia, muchas personas quieren reformar su vivienda para conseguir espacios multifuncionales, que puedan servir tanto para teletrabajar como para nuestras reuniones familiares.

Algunos propietarios también desean crear nuevos espacios en su casa para destinarlos a actividades como el ejercicio (gimnasio), la lectura o el juego, y nos preguntan cómo hacer un cuarto de juegos para niños y cuáles son nuestros consejos como profesionales.

¿Es una buena idea hacer una sala de juegos para niños en casa?

Las salas de juegos para niños son el lugar perfecto para los más pequeños de la casa: allí sueñan, juegan y se divierten con sus hermanos o amigos, mientras los más mayores están tranquilos.

Tener una play room en casa tiene muchas ventajas. La más importante es que los niños pueden desarrollar actividades con distintas dinámicas de aprendizaje.

Además, disponer de este tipo de espacio propio ayudará a tus hijos a ser más autónomos e independientes, y a establecer hábitos y responsabilidades de orden y limpieza.

¿Cuál es el mejor lugar para hacer una sala de juegos infantil?

Algunas personas creen que para tener una sala de juegos para niños en casa es necesario disponer de mucho espacio. Sin embargo, esto no es del todo cierto, ya que podemos utilizar cualquier habitación, aunque sea pequeña.

Lo ideal es destinar buhardillas o cuartos extra a este uso. Si no es posible, puedes delimitar una zona de ocio dentro del propio cuarto de los niños e incluso en el salón.

 

Aun así, conviene que cuando planifiques cómo hacer el cuarto de juegos para niños tengas en cuenta algunos factores. Uno de los más importantes es que sea una habitación abierta, con buena iluminación y ventilación.

Además, debe ser fácilmente accesible por si tus hijos necesitan ayuda en algún momento. Y, por supuesto, siempre será necesario asegurar puertas, ventanas o escaleras con dispositivos de bloqueo para prevenir accidentes.

Cómo hacer un cuarto de juegos para niños en tres pasos

Distribuye el espacio

Una vez tengas claro dónde vas a ubicar este espacio de juegos, conviene planificar la distribución general.

Lo ideal es establecer, al menos, dos áreas diferenciadas dentro de la sala de juegos: una abierta para jugar y otra más tranquila para actividades escolares, pintar, leer o hacer puzles.

En la primera, conviene poner una alfombra o un suelo acolchado para evitar caídas, y un gran espacio de almacenaje; para la segunda, tendremos buscar mesas sillas, estanterías, pizarras, etc.

Elige los muebles

Los cuartos de juegos están pensados para compartir. Por eso, conviene los muebles de tu play room den cabida a varios niños jugando a la vez.

La recomendación general es elegir muebles adaptados a cada edad y que se ajusten al espacio disponible. La mayoría de los diseños pensados para las salas de juego para niños son seguros, funcionales y decorativos, y en muchos casos disponen de sus propios cajones, baldas o armarios.

Aun así, en este tipo de estancias conviene disponer de espacio extra para guardar y ordenar los juguetes.

¿Nuestro consejo? Colocar cestas en el suelo es una buena alternativa para que recoger los juguetes sea una parte más del juego. Además, puedes poner estanterías altas que sean inaccesibles para los más pequeños, pero en las que puedan ver todos los juguetes para pedírtelos si quieren. Así aprovecharás el espacio al máximo.

La importancia de la luz

Iluminar correctamente la sala de juegos de tus hijos es muy importante. Lo ideal es aprovechar la entrada de luz natural, y para ello debes colocar sillas y mesas cerca de las ventanas.

Si tu cuarto de juegos infantil no tiene ventanas, te aconsejamos colocar puntos de luz más claros en las zonas para realizar tareas y luces más cálidas en el resto de la habitación.

Ideas para decorar una sala de juegos para niños

A estas alturas, seguro que también te preguntas cómo decorar la sala de juegos de tu casa, y desde GETECO vamos a darte algunos consejos.

La decoración de una habitación para los juegos debe ser divertida, aunque esto no significa apostar por colores chillones o estampados llamativos. Es más, si el espacio no es excesivamente grande, debes huir de los tonos intensos y apostar por una paleta clara y suave en las paredes. La nota de color puedes ponerla con accesorios como colchonetas, cojines de suelo o alfombras.

Por otra parte, en una sala de juegos no puede faltar un soporte donde los pequeños de la casa puedan expresarse: al fin y al cabo, estos espacios potencia la creatividad. Colocar una pizarra e incluso pintar una parte de la pared con este acabado puede ser una idea original. Los tableros con imán también son una buena alternativa para decorar un cuarto de juegos para niños.

Por último, en una play room puedes colocar muebles divertidos como toboganes para bajar de la cama o columpios para leer. Las tiendas de campaña con forma de nave espacial o castillo también te ayudarán a crear espacios privados en los que los niños podrán vivir aventuras infinitas.

¿Quieres saber cómo hacer un cuarto de juegos para niños en tu casa? ¿Buscas las mejores alternativas? En GETECO tenemos muchas más ideas para ti. Llámanos, dinos lo que necesitas y haremos un proyecto. Somos especialistas en interiorismo y reformas en Valencia.