8 pasos para restaurar muebles antiguos

Restaurar muebles antiguos es mucho más que una forma de ahorrar dinero. Se trata de una tendencia que cada vez siguen más personas para dar un toque único a su hogar. Y es que, además de tener ciertos conocimientos técnicos y cualidades para el bricolaje, la magia de la restauración de muebles antiguos está en el gusto y la personalización.

Dale un toque “vintage” a tu hogar

Los muebles antiguos restaurados encajan perfectamente en cualquier tipo de decoración pudiendo dar un toque rompedor a espacios abiertos, tipo loft, y a aquellos con decoración minimalista. Y, por supuesto, son perfectos para casas o fincas de estilo rural. Por otra parte, la restauración de muebles antiguos es clave si quieres dar a tu casa o a tu negocio un toque vintage.

Puedes aprovechar y restaurar prácticamente cualquier tipo de mobiliario (anaqueles, estanterías, librerías, repisas, alacenas, arcones, armarios, cómodas, roperos, perchas), e incluso dar una nueva vida y un nuevo uso a tus muebles viejos utilizando tu ingenio (convirtiendo una cómoda en un mueble para la tele o la base de un armario en un cómodo y útil sofá con cajonera en la parte inferior).

5 ventajas de restaurar muebles antiguos

  1. Puedes adquirir muebles para restaurar en mercadillos y rastros, o comprarlos de segunda mano por Internet. Por lo tanto, no te limitas a un catálogo cerrado: las opciones son infinitas. Puedes echar también un vistazo a estos 7 trucos para elegir el mobiliario de tu casa.
  2. Es económico. A veces restaurar muebles antiguos es hacerles una limpieza de cara o mejorar su utilidad. El proceso, en general, es bastante barato si lo comparamos con la adquisición de mobiliario nuevo.

  3. Gracias a la versatilidad y a las enormes posibilidades que ofrece la restauración, no tienes porqué renovar todo el mobiliario de tu casa a la vez. Los muebles restaurados encajan prácticamente con cualquier estilo. No tengas miedo a integrarlos en tus nuevos proyectos decorativos.

  4. La restauración de muebles antiguos es muy buena opción para cambiar la decoración temporal si vives en un piso de alquiler. No gastarás demasiado dinero y podrás combinar muebles y “tapizados” reciclados con nuevos estilos de decoración minimalista, vintage, retro o neorústico.

  5. Por último, muchas veces los muebles que restauramos han pertenecido a nuestra propia familia. De alguna forma, esto nos sirve para conservar y mantener parte de “nuestro legado”.

restaurar muebles antiguos

Pasos para la restauración de muebles antiguos

Barnizar, decapar y blanquear son los principales retos en la restauración de muebles antiguos, aunque no son los únicos. Cada tipo de mueble tiene sus peculiaridades.

  1. Limpiar

    El primer paso para restaurar cualquier mueble antiguo es limpiarlo eliminando la suciedad y la cera vieja que tenga. Para hacerlo, puedes utilizar aguarrás o esencia de trementina que aplicarás con un algodón. Un poco de jabón neutro también puede servir. Repasa especialmente las manchas en las esquinas, pues son las zonas más conflictivas de la restauración.

  2. Eliminar pintura y barniz

    Puesto que la mayoría de muebles antiguos son de madera, habrá que retirarles la capa superior de pintura o de barniz aplicando un decapante con una brocha y retirarlo con una espátula. Repite esta operación hasta que el acabado quede suave y perfecto.

  3. Erradicar la carcoma

    Aunque no será necesario siempre, es común encontrar carcoma en los muebles antiguos. La detectarás enseguida, ya que la superficie presentará pequeños agujeros. Si éste es tu caso, debes comprar un producto anticarcoma y aplicarlo con una brocha. Después, envuelve el mueble con un plástico y déjalo así durante 48 horas.

  4. Tapar agujeros y “limar” superficies

    Una de las claves para restaurar muebles antiguos es dejar la superficie uniforme. Para reparar golpes y pequeños arañazos puedes usar masilla o cera natural que distribuirás en la zona dañada con una espátula. Luego, lija la superficie hasta que quede lisa. Es posible que, para conseguir el efecto perfecto, debas repetir esta operación varias veces.

  5. Arreglar puertas y cajones descolgados

    En los muebles antiguos como armarios o cómodas, es habitual que las puertas y cajones estén rotos. Generalmente, para arreglarlos, tendrás que cambiar las viejas bisagras por otras más grandes. Si los cajones no deslizan bien, lija los laterales y aplica jabón en las guías para hacerlas más practicables.

  6. Restaurar cerraduras y tiradores

    En principio, sólo necesitarás agua y jabón. Puedes repasar las cerraduras con aceite, lijarlas con un cepillo de cerdas suaves y pintarlas. Los tiradores, por norma general, es mejor cambiarlos.

  7. Renovar la tapicería

    En el caso de sofás o butacas, una buena restauración es optar por un cambio de tapicería. Fíjate bien porque muchas veces puedes utilizar la tela original (limpiándola) y sustituir únicamente el interior.

  8. Barnizar, encerar y teñir

    Después de lijar, tienes que barnizar el mueble dejando reposar el barniz 24 horas y, después, aplicar una capa de cera incolora para dar un aspecto brillante a la madera.

Respecto a teñir o no la madera, depende del tipo de mueble y de tus gustos. Eso sí, recuerda que cada madera es un mundo y que quizá, para conseguir el color deseado, debas aplicar varias capas de tinte.

En Geteco somos expertos en reformas integrales en Valencia. Restaurar muebles antiguos es una especie de “reforma” que puedes hacer tú mismo a pequeña escala. Para todo lo demás, consúltanos. Estaremos encantados de asesorarte.